Componentes aeronáuticos

ITP incluye la salida a Bolsa e inversiones de 200 millones en su estrategia hasta 2010

El fabricante de componentes aeronáuticos Industria de Turbo Propulsores (ITP) ha incluido su salida a Bolsa en la estrategia que ha diseñado para el periodo 2006-2010. La empresa no ha fijado todavía cuándo se estrenará en el parque ni qué porcentaje de su capital cotizará en los mercados bursátiles. Desde su principal accionista, el grupo vasco Sener con el 53,125%, se ha estimado que ITP todavía debe ganar dimensión empresarial. La multinacional inglesa Rolls Royce controla el resto de los títulos.

El plan para 2006-2010, recientemente aprobado por su consejo de administración, se compromete a un aumento de las ventas del 50% en los próximos cinco años. Asimismo, ITP desarrollará unas inversiones de 200 millones y entrará en nuevos segmentos del negocio aeronáutico, como el de los motores medianos para aviones de pasillo único.

El sector prevé una demanda de 12.000 unidades de estos aparatos en las próximas dos décadas. Cada uno de ellos tiene capacidad para transportar un mínimo de 130 pasajeros y un máximo de 180. Esos volúmenes representarán la mitad de la demanda de aviones en todo el mundo en los próximos años, según los analistas.

Compras a proveedores

Confiada en su crecimiento, ITP prevé que para 2010 su división de compras manejará un presupuesto de 200 millones, superior en un 53% al de este año. La empresa de Zamudio (Vizcaya), quiere consolidar su liderazgo mundial en turbinas y en otras piezas de los motores aeronáuticos. El director general de la compañía, Ignacio Mataix, se comprometió, en la presentación del plan por vídeo conferencia a los 1.500 trabajadores de ITP, a conseguir una rentabilidad mínima del 13% en todos los programas aeronáuticos en los que participe la empresa. Y el crecimiento anual del Ebitda debe rondar el 20%, según sus planteamientos.

ITP no perderá de vista en los próximos cinco años el mercado de China, que según sus estimaciones crecerá a un ritmo de casi el 8% cada ejercicio. Para ganar tamaño y rentabilidad, la empresa diversificará su actividad, estará muy pendiente de los cambios en la paridad del dólar, que convulsionan su balance, y apretará a sus proveedores.