Telecomunicaciones

Jazztel no logra quitarse la etiqueta de valor especulativo

Es un valor muy poco recomendable para inversores con vocación de permanencia y estabilidad, según los expertos. Su alta volatilidad, mantenida al largo de su historia en Bolsa, hace de Jazztel una compañía más apta para profesionales de los mercados o para inversores minoritarios que dominen el trading a corto plazo. Por ello, ahora que se ha abierto el periodo para acudir a una ampliación de capital de 120 millones de euros para financiar su plan de negocios, los analistas ratifican su recomendación de cautela.

No obstante, acudir a esta operación para los minoritarios que ya están en la compañía puede ser una buena vía para evitar la dilución de su participación. 'A los accionistas de Jazztel les estamos recomendando ir a la ampliación para eludir los efectos que soportaron en ocasiones anteriores', señala Felie Mesia, de Self Trade. Los socios actuales tendrán acceso a los nuevos títulos de Jazztel por 0,45 euros por cada cuatro acciones antiguas. La compañía cerró ayer a 0,57 euros y los derechos de suscripción están en 0,3 euros.

También puede ser adecuado hacerse con las nuevas acciones para luego venderlas, subraya Mesía. Entrar en el valor comprando el derecho en el mercado y acudiendo a la ampliación ofrecía ayer un descuento del 8% sobre la cotización de Jazztel, aunque conlleva el riesgo de que la acción baje de aquí al cierre de la ampliación de capital. Mesía añade que se trata de una empresa que, en el mejor de los casos, debe tener un peso mínimo en la cartera. 'Es un valor especulativo', afirma.

Una visión más negativa tiene Xavier Cebrián, de Gaesco Bolsa. 'Al margen que no nos gusta el valor, nosotros aconsejamos a los accionistas de Jazztel que vendan los derechos de suscripción', destaca. Basa esta recomendación en que considera esta acción muy especulativa, y que casi todos sus accionistas responden a ese perfil: 'Las acciones suben y bajan porque algunos inversores quieren que suban o que bajen'.

Coincide con otros analistas en que el valor no va a volver a los precios que alcanzó en sus momento álgido. Jazztel llegó a cotizar a 20,55 euros por título el 17 de enero de 2001 y marcó su precio más bajo el 1 de septiembre de 2004, a 0,235 euros, poco antes de la entrada de Leopoldo Fernández Pujals.

Para Javier Barrio, de Capital Markets, es preciso mirar este valor desde otra óptica: 'No va a ser el bombazo que algunos creyeron cuando llegó Pujals, pero es cierto que la empresa está mejor encaminada para lograr sus objetivos. La apuesta es arriesgada, pero el componente especulativo es menor'. Lo es, a su juicio, porque la acción comienza a tener un soporte real. Valora positivamente los objetivos del nuevo primer ejecutivo de la operadora, José Miguel García.

El peso del nuevo ejecutivo

En lo que lo que más confían algunos expertos de la Bolsa, como Javier Barrio, de Capital Markets, es en las metas de negocio que se ha planteado el nuevo director ejecutivo de Jazztel. Cita, por ejemplo, sus planes en ADSL, en donde tiene más de 254.000 clientes al cierre de abril, mientras que se prevé casi duplicar esa cifra al final de este ejercicio. En este sentido, manifiesta que es cierto que no ha logrado los objetivos financieros en varias ocasiones, y que los fue revisando sucesivamente, 'pero ahora sí que parece que está alcanzado las metas de negocio que ha anunciado'.

Por eso cree que será más factible que en el futuro alcance también las proyecciones financieras fijadas. Los ingresos de Jazztel alcanzarían los 400 millones de euros este año, frente a los 248 millones de 2005. Para 2007, el objetivo es superar 650 millones.