Lealtad, 1

Salidas a Bolsa de capa caída

La corrección del mercado ha pillado a contrapié a más de un inversor, que ha sufrido un varapalo en sus carteras precisamente cuando la exposición al riesgo había alcanzado el punto más alto de los últimos años. Pero no sólo a los inversores. También algunas de las empresas que han optado por salir a Bolsa este año han sufrido en sus carnes al aversión al riesgo de los ahorradores.

Así, las dos últimas empresas que en colocarse en el mercado, GAM y Técnicas Reunidas, han tenido que rebajar no sólo el precio de colocación por debajo de la banda orientativa prevista en el folleto, sino que también han cambiado los términos de la operación. GAM tuvo que rebajar un 40% el tamaño de la OPV, mientras Técnicas Reunidas anunció anteayer que rebajaba la proporción de acciones destinada a los inversores particulares para colocar los títulos entre los fondos de inversión.

Dinamia, accionista de GAM, vio recortados los ingresos que obtenía de la colocación de esta empresa especializada en alquilar grúas y otro material necesario para la obra pública. La rebaja en precio y cantidad, con todo, ha permitido que, tras el susto de la primera sesión, la compañía se revalorice.

Técnicas Reunidas se estrena hoy condicionada por una escasa demanda, aunque ha recortado notablemente el precio para dar aire a las primeras sesiones. Es de agradecer, sobre todo porque las salidas a Bolsa a la baja desincentivan nuevas operaciones, y porque escuchar al mercado nunca está de más.

Obviamente, cuando se venden acciones existe un conflicto de intereses. La tentación de apurar el precio y vender los títulos al nivel más alto que soporte la demanda se contrapone con el riesgo de operar a espaldas del mercado. De hecho, estar en Bolsa si el acceso a nueva financiación va a estar condicionado por la mala imagen del valor no tiene demasiado sentido. Pero ya dice el refrán, que poderoso caballero es don dinero.