Banco de España

El riesgo inmobiliario acapara las llamadas de atención de Caruana a bancos y cajas

El Banco de España remitió a las entidades financieras el pasado año un total de 111 escritos de recomendaciones y requerimientos. La institución que encabeza Jaime Caruana supervisa a 349 entidades entre bancos, cajas, cooperativas, sociedades de tasación, establecimientos de cambio, financieras y sociedades de garantía recíproca.

Estos escritos contenían 473 observaciones sobre distintos aspectos, entre los que destacan: contabilización de riesgos crediticios, calidad de los controles del riesgo, políticas crediticias, coeficiente de solvencia, incumplimiento de normas relativas a transparencia y relaciones con sus clientes.

El Banco de España señala en su informe anual que, como 'ya es habitual', el riesgo de crédito por diferentes conceptos 'fue el principal capítulo objeto de recomendaciones'. Acaparó el 41% de todos los requerimientos realizados.

El supervisor llama la atención en estos requerimientos no tanto sobre los riesgos concretos, como sobre las políticas crediticias en general, 'y en especial, las relativas a la financiación de proyectos inmobiliarios en fase de construcción, periodo en el que el riesgo en que incurren las entidades se acentúa', señala el Banco de España.

La necesidad de mejorar los controles internos por parte de varias entidades, y sobre todo su auditoría interna, ha sido el segundo grupo objeto de mayor número de requerimientos. En total, 80 recomendaciones, lo que representa el 17%.

Por no cumplir los requisitos mínimos de solvencia exigidos por el Banco de España, las entidades financieras han recibido 31 requisitos, según se recoge en el informe anual del instituto supervisor.

El Banco de España afirma que, a pesar de todo, en 2005 no ha sido necesaria ninguna medida cautelar. Y destaca que ha sido ese año cuando se ha concluido 'con éxito' el proceso de liquidación iniciado en 2003 de Eurobank del Mediterráneo.

La existencia de activos suficientes ha permitido hacer frente a los compromisos ante los acreedores, devolviendo la deuda pendiente más los intereses pactados, explica el supervisor.