Tabaco

EE UU y Cuba se disputan el control de la marca Cohiba

Cubatabaco, socia de Altadis, insiste en su empeño de poseer la enseña de puros en el mercado estadounidense

Los Cohiba cubanos siguen teniendo cerrada la puerta de entrada del mercado estadounidense, aunque esto no impide a los norteamericanos adquirir cigarros de la citada marca. Eso sí, fabricados en la República Dominicana por la compañía General Cigar, filial de la sueca Swedish Match.

El pasado lunes, el Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazaba un nuevo intento de Cubatabaco para que se reconozca en ese país el derecho a la propiedad de una de sus enseñas más reconocidas. El nombre de sus populares Cohiba procede, según la compañía cubana, de los rollos rústicos de hojas de solanácea que fumaban los primeros pobladores de la isla. El origen de la marca se remonta a 1966 y su fama se debe en buena parte a que era la enseña de cigarros favorita de Fidel Castro.

La tabacalera estatal caribeña, socia de Altadis en Corporación Habanos, atribuye el nulo reconocimiento de su marca en EE UU al 'bloqueo económico, comercial y financiero contra la isla'. Cubatabaco asegura que seguirá tratando de conseguir el control de su marca en EE UU y que tiene pendiente una solicitud de licencia gubernamental por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, la encargada de administrar el bloqueo a la isla.

La compañía cubana reclama que la Administración norteamericana está obligada por los tratados internacionales y los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) 'a proteger las marcas notorias, como lo es Cohiba, a pesar del bloqueo y en reciprocidad a la protección que brinda Cuba a más de 5.000 marcas norteamericanas'.

'El Cohiba cubano es considerado generalmente como el habano más selecto de Cuba (...) y alcanza los ratings más altos en las publicaciones de tabaco de EE UU', asegura Cubatabaco en un comunicado. Unas clasificaciones en las que queda por delante de su homónima estadounidense.

En este proceso judicial, Cubatabaco también cuenta con fallos a su favor. En abril de 2004, un juez neoyorquino reconoció los Cohiba cubanos como una marca notoria con derecho a protección internacional, prohibió a General Cigar seguir vendiendo sus Cohiba y anuló la cancelación del registro de su enseña que databa de 1978. De no existir el embargo, la decisión del juez Robert W. Sweet, hubiese permitido exportar los cigarros a su vecino del norte. Sin embargo, el fallo se convirtió en papel mojado al ser revocada en febrero de 2005. La tabacalera cubana también aseguraba entonces que la Corte de Apelación estaba privando a Cubatabaco de sus derechos basándose en la ley del embargo.

Tras la última decisión del Alto Tribunal, General Cigar se muestra satisfecha de que la Justicia les reconozca como propietarios legítimos de la marca Cohiba en EE UU y asegura que a partir de ahora va a incrementar sus esfuerzos para impedir a productores, distribuidores y comerciantes falsificar la citada enseña. La compañía presidida por Daniel Núñez, también deja muy claro, a través de su página web, que la fabricación de la disputada marca se realiza en la República Dominicana y que no tienen ninguna relación con los cigarros cubanos vendidos bajo la misma denominación fuera del país norteamericano.

Estados Unidos es el primer mercado mundial de cigarros, según reconoce Altadis en su Informe Anual de 2005. La división de cigarros de la tabacalera alcanzó en 2005 unas ventas económicas de 885 millones de euros, un 8,3% más que en el ejercicio anterior, precisamente gracias a sus buenos resultados en el mercado estadounidense, que crecieron un 9,1%.

Es ese país, la tabacalera hispano-gala cuenta con una plantilla de 7.800 personas y centros de producción en Tampa (Florida), Selma (Alabama), McAdoo (Pensilvania) y Richmond (Virginia), donde fabrica marcas como Dutch Masters, Phillies, Hav-A-Tampa o Backwoods. También comercializa en ese país enseñas del renombre de Montecristo o Romeo y Julieta, marcas que son propiedad de su socio en Corporación Habanos pero cuya producción se realiza en la República Dominicana.

Cigarros 'suecos'

La marca Cohiba está patentada en EE UU por General Cigar, compañía que pertenece al fabricante Swedish Match. Esta firma sueca está presente en 130 países, entre ellos España, y sus ventas superaron en 2005 los 1.440 millones de euros.

Un tabaco cuyo consumo se resiente en España

Si las ventas de cigarrillos en España disminuyeron un 6,3% hasta abril, el descenso en el consumo de cigarros tras la entrada en vigor de la ley del tabaco ha sido aún mayor. Según los datos del Comisionado para el Mercado de Tabacos, las ventas de cigarros en los cuatro primeros meses de 2006 se redujeron un 19,77%, hasta los 271,15 millones de unidades frente a los 337,98 millones que se alcanzaron en el mismo periodo del año anterior. En valor, las ventas de cigarros han superado los 108,4 millones de euros, lo que equivale a una caída del 17,59% respecto a los 131,6 millones que se alcanzaron hasta abril de 2005.

En cuanto a las marcas más vendidas, el primer puesto del ranking elaborado por el Comisionado es para Farias (de Altadis) que controla el 18,1% del mercado. Cohiba está en el sexto puesto, con una cuota del 3,1%.