Abogados

Cuatrecasas abre un despacho de derecho español en Londres

El despacho de abogados Cuatrecasas inauguró ayer su nueva oficina en Londres con el objetivo de acercar la firma española al 'primer centro financiero y legal de Europa, que acoge los centros de decisión de muchos de sus clientes'. 'Hemos de ser conscientes de que muchas de las operaciones que afectan al conjunto europeo o España tienen una pata británica', aseguró Enric Picanyol. 'La idea es ofrecer derecho español y portugués a los clientes e interesados de la City', estimó.

La oficina estará codirigida por los socios Picanyol y Florentino Carreño. Junto a ellos, el socio de fiscal Andreas Trost y los abogados Íñigo de Luisa y Antonio Rocha Mendes colaborarán en la nueva oficina.

Cuatrecasas ofrecerá sus servicios de asesoramiento jurídico en operaciones que afectan a España y Portugal. La firma figura entre los tres primeros despachos de abogados en la Península Ibérica. La empresa quiere mantener un contacto más estrecho con instituciones financieras y bancarias, aseguradoras, gestoras de fondos y grupos empresariales que adoptan en Londres decisiones que inciden en la Península Ibérica y en Latinoamérica. 'Es importante tener en cuenta que hay más bancos estadounidenses en Londres que en Nueva York', dijo Picanyol.

La firma de abogados comenzó su carrera de expansión internacional hace 20 años. Su primera apertura fue una oficina en Bruselas, tras la integración de España en la entonces CEE. Desde entonces, su presencia internacional se ha ampliado hacia París, São Paulo y Nueva York. En la actualidad, Cuatrecasas está negociando su implantación en el mercado chino, con una oficina en Shanghai.

'Queremos estar más cerca de los clientes', afirmó Picanyol. 'Por la madurez del mercado americano, o quizá por los acontecimientos del 11 de septiembre, muchos fondos privados de inversión han empezado a encontrar más oportunidades de negocio en Europa que en Estados Unidos. Esta oficina es el reconocimiento de que la existencia de un mercado único europeo nos obliga a estar presentes en mercados que nos afectan. No es una apuesta coyuntural', argumentó.

Picanyol alabó el aperturismo y el pragmatismo del mercado británico. 'Este es un país que confía en sus instituciones y que procura, por ejemplo, que un Ferrovial lleve bien a BAA', dijo. La ventaja competitiva de Cuatrecasas, según Picanyol, es la potencia de la empresa en España y su status de firma independiente.