Juguetes

Lego elimina 1.200 empleos en Dinamarca y EE UU

La empresa juguetera Lego anunció ayer el despido de 1.200 trabajadores de sus plantas de Dinamarca y Estados Unidos. El grupo danés está inmerso en un plan de reducción de costes hasta 2010, que incluye trasladar la producción a la República Checa y México.

El fabricante de juguetes Lego anunció ayer a sus trabajadores que traslada su producción fuera de las fronteras danesas, hacia México y la República Checa. Cerca de 1.200 trabajadores en Dinamarca y Estados Unidos perderán su empleo. La empresa está llevando a cabo un plan de recorte de gastos que se iniciará en 2007.

La compañía, famosa por sus característicos bloques de ladrillos de colores, informaba ayer en su página web que ha llegado a un acuerdo con la fabricante Flextronics para subcontratar su producción en un proceso que durará tres años. Esta decisión implica, según fuentes de Lego, que la producción actual de la fábrica estadounidense de Enfield se trasladará a las instalaciones de Flextronics de México. La producción en esta planta cesará en el primer trimestre de 2007. Esta medida afectará a 300 trabajadores.

Lego sólo mantendrá la fabricación de sus productos más avanzados técnicamente en su planta de Billund (Dinamarca). El resto se trasladará a la fábrica de Lego en Kladno (República Checa). Esta deslocalización afectará a 900 de los 1.200 trabajadores de Billund, a 255 kilómetros al oeste de Copenhague. La multinacional Flextronic se hará definitivamente cargo de la producción de esta planta el 1 de agosto de 2007.

Estos despidos masivos se incluyen dentro del plan de reducción de costes que la empresa inició hace tres años. En 2005, el grupo obtuvo un beneficio neto de 505 millones de coronas (67,7 millones de euros), una importante mejora comparada con el año anterior. En 2004, Lego había sufrido pérdidas de 1.930 millones de coronas (258,9 millones de euros), lastradas sus cuentas por una serie de importantes cargos extraordinarios.

Motivada por esta necesidad de recortar gastos y de identificar sinergias, la empresa de juguetes de construcción decidió vender los parques de ocio Legoland y comenzar un proceso de disminución de plantilla. En 2003, Lego contaba con 8.300 empleados. En la actualidad, su nómina asciende a sólo 3.000.

En septiembre de 2005, anunció que estudiaba trasladar toda o parte de su producción al Este de Europa o a China. Señaló que los planes de reestructuración podrían afectar a la totalidad de sus plantas. Un mes después, Lego comunicó que cerraba una fábrica en Suiza y cinco centros de distribución europeos.