Telecomunicaciones

Alierta se enfrenta a los socios con la rentabilidad como reclamo

La cita es a mediodía y Telefónica la lleva preparada. Por lo menos desde el punto de vista bursátil. El presidente de la operadora, César Alierta, se enfrenta a los socios en la junta anual de accionistas con dos reclamos bajo el brazo.

El primero lo consiguió ayer y tiene que demostrar que puede conservarlo. Telefónica ha vuelto a cotizar en positivo en lo que va de año, una cota que ha ido ganando y perdiendo varias veces en los cinco meses y medio que van de ejercicio. Con el 0,39% de rentabilidad anual, la operadora se coloca como la séptima empresa del índice europeo de telecos -un indicador liderado por Telefónica Móviles-, por detrás de KPN o BT, pero por delante de France Télécom, Vodafone y Deutsche Telekom.

El segundo reclamo es la remuneración al accionista. Puesto que no corren buenos tiempos para el sector en general, todas las operadoras han apostado por los dividendos y las recompras de acciones para beneficiar a los inversores. Telefónica acaba de prometer duplicar su dividendo para llegar a un euro en 2009 y hoy lo reiterará. También tiene pendiente la recompra de 2.700 millones de euros en acciones.

TELEFÓNICA 3,80 -3,67%

Para reforzar su imagen ante los accionistas, Telefónica apelará a la rentabilidad histórica. Según sus cálculos, si un inversor hubiera comprado 100 acciones el 1 de enero de 2003, tres años después hubiera elevado su inversión por todos los conceptos un 76,11%.

La operadora también lucirá su posición de quinta operadora del mundo por capitalización bursátil, aunque la promesa de ser la primera integrada tendrá que esperar, porque todavía hay otras por delante. Alierta cuenta, asimismo, con la mejora de las recomendaciones de los analistas desde el encuentro con inversores.