Motor

Los fabricantes europeos dan la espalda a Toyota

Toyota seguirá sin ser un fabricante europeo. Al menos, no estará encuadrada en la patronal de los fabricantes, Acea. La organización, un poderoso grupo de presión ante las autoridades comunitarias, rechazó la solicitud del fabricante japonés en una reunión celebrada en Florencia este fin de semana.

El secretario general de la organización, Ivan Hodac, confirmó ayer a Cinco Días el resultado de la votación, argumentando que 'no hubo consenso'. Hodac rehusó facilitar más información al respecto, ni fijó un plazo para que Toyota pueda intentar acceder. 'Las sesiones son confidenciales', explicó. Hodac, eso sí, aseguró que Acea 'seguirá colaborando' con Toyota 'tal y como ha venido haciendo hasta ahora'.

El fabricante japonés de coches intenta desde hace dos años formar parte de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles desde hace tiempo, como parte de su estrategia de presentarse como un fabricante local de automóviles en todos los mercados en los que opera, y evitar ser visto como una compañía que arrebata negocio a las firmas locales.

No sólo eso, formar parte de Acea, uno de los grupos de presión más poderosos en Bruselas otorgaría a Toyota más influencia para lograr una reducción de las medidas proteccionistas impuestas por las autoridades comunitarias. Fuentes en España aseguraron que Acea aún no se ha puesto en contacto con ellos para argumentar su decisión, por lo que rehusaron realizar declaraciones. Un portavoz de la sede europea de la compañía, citadas por el diario Financial Times, aseguraron estar 'muy decepcionados con la decisión'.

Los argumentos de Toyota para ingresar en Acea y ser considerado han sido esgrimidos en numerosas ocasiones. La compañía cuenta con cinco plantas de ensamblaje en el continente, en Francia, Reino Unido, Portugal, Turquía y una factoría conjunta con PSA en la Repúblicas Checa. Además, dispone de otras tres instalaciones de fabricación de motores y transmisiones en el Reino Unido y dos en Polonia. En conjunto, emplea a unas 55.000 personas en total, 20.000 en tareas de fabricación, diseño e ingeniería. La firma tiene previsto fabricar este año 800.000 coches en el continente.

Grupo de presión

Acea está formado actualmente por Volkswagen, BMW, PSA Peugeot Citroën, Ford, General Motors, Renault, Ford, Porsche, Fiat y DaimlerChrysler, además de los fabricantes de vehículos industriales Volvo, Man, Daf y Scania. La asociación está presidida por Sergio Marchionne, el consejero delegado del grupo Fiat. Según el Financial Times, una 'porción significativa' de estas empresas votó en contra de la entrada de Toyota.

Michelin incrementará las inversiones

El nuevo patrón de Michelin, Michel Rollier, apuesta por un incremento de las inversiones en las regiones de Europa del Este y Asia, pero no tiene intención de realizar cambios significativos en el plan de negocio diseñado por su predecesor.

Rollier, quien ha accedido a la presidencia única de Michelin tras el trágico fallecimiento del copresidente Edouard Michelin el pasado 26 de mayo, indicó al diario Le Monde que pretende duplicar la productividad del grupo en mercados maduros como Europa occidental o Estados Unidos.

'Mi responsabilidad no es lanzar una nueva estrategia de negocio', añadió el patrón de Michelin, que aboga por un crecimiento centrado en mercados emergentes con una tasa de crecimiento anual del 10%. La empresa tiene proyectos industriales en Polonia, Hungría, Rumanía, Tailandia y China.