_
_
_
_
José Luis Méndez

'La Xunta puede estar segura de que apoyaremos el desarrollo industrial'

Acaba de cumplir 25 años como primer ejecutivo de Caixa Galicia, pero lleva ya 29 como directivo. Toda una vida ligada a las finanzas con un solo fin: lograr que la caja tenga presencia nacional y construir la tercera mayor cartera industrial.

Ha sido uno de los directores generales más jóvenes del sector financiero. Con sólo 36 años, José Luis Méndez, asumió las riendas de Caixa Galicia, después de haber participado en la fusión de la Caja General de Ferrol y Caja Galicia. Casado y con tres hijos, que han decidido seguir los pasos de su padre, este gallego se siente muy orgulloso del trabajo de estos 25 años y del salto en tamaño dado por la entidad.

¿En qué situación se encontró la caja hace 25 años? ¿Ha llegado ya donde quería?

Está llegando al punto en el que queríamos. Teníamos 90 oficinas y ahora son 760. Llegaremos a las 1.000. Estamos en el extranjero, con oficinas de representación en Suiza, Gran Bretaña, Francia, Brasil, Venezuela, México y Argentina. Y operativos en Ginebra y Miami; nos queda Londres. En volumen de negocio, la caja ha pasado de 500 millones de euros a 50.000 millones. æpermil;sta es la radiografía actual de la caja, pero todavía le falta mucho campo que desarrollar. Hemos dividido la entidad en cuatro grandes áreas: tres de negocio (particulares, corporativa y grandes patrimonios) y una de presencia social.

¿Tienen previsto tomar alguna participación en América Latina?

Operamos desde Miami, que es la base operativa. Trabajamos ya intensamente el crédito hipotecario a través de España en México. Sí, es nuestra intención tomar otros posicionamientos más activos en América del Sur, sobre todo en Brasil y México. Todo esto hay que hacerlo con gran prudencia, sabiendo muy bien las posibilidades de recursos que tienes. Hay que estudiarlo detenidamente antes de dar un paso en falso.

¿Y en China?

Nos queda muy lejos, aunque no tanto colaborar con empresas nuestras.

La Xunta insiste en que Caixa Galicia y Caixanova deben estrechar su colaboración. ¿A qué se refiere?

Touriño habla siempre de participar en la economía real, lo cual comparto. Hemos separado la corporación, que es la participación directa en el capital, y el capital riesgo. La corporación tiene unos 2.000 millones en inversión, concentrado en empresas gallegas cotizadas o no cotizadas. En capital riesgo tenemos 60 millones. El presidente de la Xunta debe tener la absoluta seguridad de que las cajas seguirán participando en procesos que permitan una mejora del tejido empresarial. Es una colaboración que me parece excelente y que puede ser más amplia sin necesidad de que cada entidad pierda su personalidad.

¿Cree que la Xunta va a impulsar la fusión de las dos cajas gallegas?

Hay una redundancia de redes y los costes serían muy superiores a las ventajas. Por otra parte, las relaciones con Caixanova son excelentes.

¿Cómo son sus relaciones personales con el Gobierno autónomo?

Excelentes. Coinciden en todos los aspectos, pero en uno clave. Yo creo que en Galicia es necesario que nuestras instituciones participen en las empresas de manera rentable y de forma prudente. Hay una conciencia plena.

¿En alguna ocasión les ha puesto trabas el Banco de España sobre las inversiones empresariales?

Nunca hemos tenido la más mínima traba; otra cosa son las declaraciones que se hagan en simposios. Pero directamente no hemos recibido llamadas.

¿Sacarán a Bolsa la Corporación?

Queremos que participe capital privado y mejor si es de la propia comunidad autónoma. Nuestra intención no es sacarla a Bolsa a medio/largo plazo. No hay nada diseñado todavía.

Ha sido uno de los defensores de las cuotas participativas... ¿Por qué no han lanzado ninguna emisión?

Está tratado como un coste financiero, como deuda subordinada. Esto debería estar en la parte baja de la cuenta y después del beneficio distribuido. Eso descafeinó la cuota participativa.

'La caja está inmersa en planes de sucesiones; los tiene que haber'

1 El relevo de Méndez como director general de Caixa Galicia podría estar ya preparado. 'La caja está inmersa en procesos de planes de sucesiones; los tiene que haber', señala. El director general afirma ser consciente de que en los tiempos que corren 'hay que darle paso a las nuevas generaciones. Además, defiende la estructura horizontal de las organizaciones: es necesario que 'sean más planas para que la gente joven participe'.2 La presidencia de Caixa Galicia está en manos de Mauro Varela, de 65 años, desde hace cuatro años. José Luis Méndez define a su presidente como 'una magnífica persona y un gran colaborador'. Pero prefiere no pronunciarse acerca de si entre sus aspiraciones figura ocupar este puesto en un futuro. 'Cualquier respuesta que diese iba a crear confusiones. Lo dejo en una incógnita'.3 El beneficio atribuido de la caja se duplicó en 2005, hasta alcanzar los 212 millones de euros. Este resultado se vio impulsado en buena medida por los ingresos procedentes de la venta de algunas participadas. Caixa Galicia confía en mantener el buen ritmo de crecimiento en los próximos años. 'Creo que el crédito se puede mantener en el transcurso de los próximos meses. Pero también inyectaremos sustanciosas plusvalías. Unas (inversiones) cumplen su ciclo. Entramos y salimos', explica José Luis Méndez.4 Las hipotecas siguen siendo uno de los filones de negocio de las entidades financieras. Y Caixa Galicia no ha querido dejar escapar esta oportunidad. En el primer trimestre, creció un 54% en créditos para la financiación de vivienda. A pesar de este ritmo, el director general considera que no existen riesgos de un pinchazo de la burbuja del mercado inmobiliario. 'Son hipotecas concedidas una a una', afirma, y añade que 'el miedo no es la vara de medir de un banquero, sino asumir riesgos'.

'En Ence estamos en una nueva etapa'

La caja ha llevado a cabo una remodelación de su cartera industrial: ha salido del capital del Banco Pastor e Iberia y ha disminuido su participación en Ence al 8%, pero también ha entrado en la portuguesa Galp, donde cuenta con un 4,5%.¿Cuáles son los planes inmediatos para la cartera industrial?Estamos reestructurando la cartera y lo vamos a seguir haciendo estos meses. Pero tampoco hay ninguna desinversión inmediata prefijada. En Ence hemos bajado del 10% al 8%. En Ence es una etapa nueva, se ha derivado de la pasta y el papel a la energía. Cinco años después de la privatización, ahora se están incorporando grupos industriales que le van a dar otra dimensión a la compañía.¿Qué papel quiere jugar la caja en el sector energético?Para nosotros es prioritario. Europa necesita replantearse cómo va a abastecerse de energía. ¿Cómo se van a estructurar las compañías de la Península Ibérica? Pues iremos al mercado común europeo. Lo ideal es posicionarte y lo hemos hecho. En Unión Fenosa estamos al tope (la caja tiene un 10%). Nos parecía muy interesante estar también en Portugal con el empresario Americo Amorim en Galp. Es una decisión estratégica para ser un actor y no un espectador.¿Por qué no participaron en el bloque gallego para tomar el control de Unión Fenosa?No nos avisó nadie, si no hubiésemos planteado una operación. Ahora, estamos muy contentos con el accionista mayoritario, se dan sinergias importantes.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_