_
_
_
_
Químicas

La Seda venderá Inquitex para centrarse exclusivamente en el plástico para botellas

La Seda de Barcelona venderá la planta de fibras textiles de Inquitex que adquirió por 20 millones de euros a Banesto en 2000. El objetivo es centrarse definitivamente en la producción de plástico PET para botellas.

Así, la compañía que preside Rafael Español, reducirá el negocio textil a una pequeña actividad de fibras que resta en la factoría central de El Prat de Llobregat (Barcelona). Fuentes del sector señalaron que la compañía ya negocia con un grupo de empresarios vascos el traspaso de Inquitex, extremo que negó un portavoz de la empresa. La compañía con factoría en Andoain (Guipúzcoa) produce fibra de poliéster y poliamida, e hilo de poliamida, y ha reducido las líneas de producción en los últimos años, que va destinada en gran parte al sector del automóvil.

La Seda pretende concentrar sus recursos en conseguir una capacidad de producción superior a las 800.000 toneladas de plástico PET, convirtiéndose en el primer productor europeo del sector. Para conseguirlo, inició el año pasado una agresiva política de adquisiciones, tras la compra de Selenis y Aussapol, dos compañías pertenecientes al grupo portugués Imatosgil, que a su vez es accionista de La Seda. A finales del año pasado, anunció la compra de la griega Volos, operación que situó la capacidad de La Seda sobre las 525.000 toneladas, alcanzando ya el liderato en Europa.

El plan de adquisiciones no termina, y ahora la compañía plantea la integración de otros competidores, sin tener en cuenta posibles problemas de concentración. Para financiar futuras operaciones, la compañía aprobará hoy en junta una ampliación de capital de 419 millones. La estrategia cambiará a partir de ahora, porque La Seda quiere controlar la producción de PTA, una de las dos materias primas necesarias para fabricar el plástico PET (la otra es el glicol, que ya fabrica en la petroquímica de Tarragona), que en España incluso ha pasado por etapas de escasez de suministro. El aumento de precios de los hidrocarburos ha reducido los márgenes, por lo que La Seda pretende verticalizar la producción para reducir este impacto. Por otra parte, el incremento de tamaño permitirá negociar contratos más favorables con sus clientes.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_