CincoSentidos

Llega el coche más rápido del mundo

El Koenigsegg alcanza los 400 km/h y cuesta 600.000 euros

El coche más rápido por fin ha llegado a España. 'Y no se trata de un eslogan publicitario', según advierte la compañía importadora, First Car Group, que esgrime su inclusión en el Libro Guiness de los Récords como prueba. De hecho, este registro se marcó en mayo en la pista italiana de Nardo

El bólido en cuestión es el Koenigsegg, cuyo último modelo, el CCX, que con sus 806 caballos de potencia a 6.900 revoluciones por minuto y 395 kilómetros por hora bate en velocidad a un Porsche 911 preparado y a la versión de calle del Mercedes McLaren F1 (que marcaron alrededor de 388 kilómetros por hora). Es, por lo tanto, la máquina de cuatro ruedas más rápida que a día de hoy puede comprarse en un concesionario.

Los anteriores modelos de la compañía sueca tampoco se quedaban cortos: el CC 8S desarrollaba hasta 655 caballos, y el CCR, 806, como su sucesor. El CCX es capaz de alcanzar los 100 kilómetros por hora en 3,5 segundos. Otro dato estratosférico del Koenigsegg concierne a su frenada: puede pasar de 100 km/h a pararse en 31 metros.

Quien quiera adquirirlo puede empezar a armarse de paciencia... y de dinero. Los coches llegarán a España en agosto próximo y, dado que la compañía apenas prevé fabricar un máximo de 50 modelos al año, la lista de espera no deberá bajar de los cuatro meses. Los importadores para España no esperan vender más de dos o tres modelos al año.

El precio oscilará alrededor de los 600.000 euros, dependiendo de los extras que se quieran añadir. El coste no se queda aquí: su consumo, como era de esperar, no es precisamente moderado, puesto que en ningún caso será inferior a los 17 litros a los 100 km.

El modelo cuenta con dos puertas, una para cada una de las dos plazas. Los techos son desmontables y pueden alojarse bajo el capó delantero.

En su construcción, según explica la compañía, se han utilizado las más avanzadas tecnologías y los materiales más vanguardistas, con técnicas de fabricación y montaje idénticas a las empleadas en la Fórmula 1.

La fibra de carbono se utiliza masivamente para la construcción de la carrocería y las culatas de los motores; diferentes aleaciones de aluminio ultraligero se emplean en el bloque motor y elementos de la suspensión; en titanio se han construido los colectores de admisión y escape y el magnesio se utiliza, junto con el aluminio, para las llantas, sujetas por un único tornillo central, como en la Fórmula 1.

El autor de esta máquina es el ingeniero sueco Christian von Koenigsegg, quien en 1994 inició este proyecto. En cinco años, él y su equipo de ingenieros fueron capaces de lanzar su primer modelo.

Hechos a mano

Los salones cada vez reciben la visita de fabricantes casi artesanales que, lejos de las grandes marcas, construyen lujosos bólidos.

El Comarth es un ejemplo. Propiedad de un murciano, es el autor de un futurista bólido llamado Xtamy, del que prevé fabricar 100 unidades anuales.

Otro bólido español, el Tramontana, cautivó a los asistentes al pasado salón de Ginebra. El automóvil monta un motor que da una potencia de entre 400 y 720 caballos, que permite alcanzar los 320 kilómetros por hora.

Desde Suiza, el carrocero Rinspeed presentó en marzo pasado su modelo ZaZen. Construido sobre la plataforma de un Porsche, dispone de un techo fabricado con un policarbonato transparente y ultraligero.