CincoSentidos

Tres minutos para asociarse con Donald Trump

El empresario brasileño Ricardo Bellino cuenta su experiencia con el magnatePistas

Tiene un proyecto empresarial? ¿Sabría explicarlo en tres minutos? Si la respuesta es sí, tiene posibilidades de éxito. Lo asegura Ricardo Bellino, un empresario brasileño hecho a sí mismo que lleva a gala haberse convertido en socio del conocido magnate inmobiliario Donald Trump en tan sólo tres minutos. Hoy es el promotor de Villa Trump, el complejo residencial y de golf más exclusivo de toda Latinoamérica.

Ricardo Bellino ha estado recientemente en España, donde ha participado en el Aula de Economía del Campus de Excelencia 2006, celebrado en Fuerteventura. Desde allí habló por teléfono con Cinco Días para relatar su experiencia, contagiar su optimismo impenitente y animar a las personas con espíritu emprendedor a 'mantener su pasión, tener coraje, no dejarse vencer por las dificultades y, sobre todo, tener el concepto claro de lo que se quiere hacer y saber explicarlo en poco tiempo'. 'Si una idea hay que explicarla demasiado es que no es buena. Si hay que dar muchas vueltas es que no está bien cerrada', asegura.

Los tres minutos que Bellino pasó en el despacho de Donald Trump en la Quinta Avenida de Nueva York culminaban una historia que empezó veinte años antes, cuando, como estudiante de Económicas en São Paulo, se propuso hacer 'algo revolucionario'. Un artículo aparecido en una revista francesa que hablaba sobre John Casablancas, el fundador de la agencia de modelos Elite y responsable del lanzamiento de las modelos más famosas del mundo, dio a Bellino la idea de hacer algo parecido en Brasil. 'Hice hasta 10 viajes a Nueva York en un año hasta que logré hablar con él', recuerda. Hoy, además de socios en Elite y responsables del éxito mundial de The look of the year son amigos íntimos. Casablancas ha cambiado incluso su residencia para vivir en Brasil.

Fue además este empresario del mundo de las top models quien le puso en contacto con Trump. 'Le mandó una carta de presentación y le envió un fax para que me recibiera', relata. 'Yo le mandé mi proyecto un viernes de enero de 2003 y el martes siguiente recibí una llamada telefónica de su secretaria para que fuera a verle a Nueva York'. Fue entonces cuando el magnate pronunció la famosa frase: 'You have three minutes' (tienes tres minutos), convertida años después en el título de un libro vendido en varios países del mundo (próximamente en España, editado por Planeta).

'Luego supe que el día de nuestra reunión Trump estaba de muy mal humor y me dio esos tres minutos para que ni me molestara en tratar de venderle la idea. Durante unos segundos tuve la sensación de ser un empresario del tercer mundo frente a un gigante de los negocios, pero estaba convencido de que la idea era buena y no desperdicié la ocasión, era una oportunidad', cuenta el empresario brasileño al más puro estilo de El aprendiz, el famoso programa televisivo ideado por el propio Trump en el que una veintena de aspirantes se juegan un puesto de trabajo en el grupo del magnate.

'La idea le convenció rápido. Después de esos tres minutos me pasó con sus asesores para perfilar detalles y en tres días teníamos un contrato firmado y una carta de intenciones', precisa Bellino.

El proyecto, ni más ni menos, era unir el boom inmobiliario con el mundo del lujo y construir en Brasil una complejo residencial con el sello Donald Trump, lo que ofrecía al multimillonario ampliar sus negocios en Latinoamérica y atraería a muchos inversores internacionales.

'Siempre fui una persona inquieta. Ya me sentía un empresario cuando estudiaba. Muchos me tachaban de loco, pero precisamente eran las personas que dudaban de mi éxito quienes hacían que yo viviera mis proyectos como auténticos desafíos', explica Ricardo Bellino, que subraya que 'la primera impresión es la importante' y dice estar ahora 'en disposición de escuchar a los demás'.

Llevar el lujo a Latinoamérica

Llevar la marca Donald Trump a Latinoamérica y unir el boom inmobiliario con el mundo del lujo. Ricardo Bellino tuvo claro el concepto desde el principio. Hoy, Villa Trump, cuya comercialización se iniciará en tres o cuatro meses, es un tranquilo complejo residencial 'superexclusivo' situado en las montañas de Itatiba, a noventa kilómetros de São Paulo. Una extensión de 500 hectáreas que ofrece no sólo residencias de lujo, sino un campo de golf diseñado por el mismísimo Jack Nicklaus, el jugador de golf más laureado de todos los tiempos.

'Siempre pensé que la marca Donald Trump atraería a muchos inversores. Gracias a eso no ha sido difícil conseguir financiación', relata Ricardo Bellino, que está convencido de que el mundo del lujo tiene mucho potencial en Brasil, un país que cuenta, entre otras cosas, con la flota de aviones privados más grande del mundo.