Electrodomésticos

Domar suspende pagos para asegurar el plan de viabilidad

El fabricante de lavadoras Domar presentó ayer concurso voluntario para cumplir con garantías el plan de viabilidad aprobado hace dos semanas, que incluye un expediente de regulación de 102 empleados. La compañía, propiedad de Ramón Termens y Jorge Tornini (que también controlan el grupo de electrodomésticos Taurus), ha suspendido pagos con un pasivo de 14,6 millones de euros y un activo de 47 millones.

La crisis de la factoría de Martorelles (Barcelona) se ha producido después que el anterior propietario, la italiana Antonio Merloni, se haya negado a pagar la mayor parte de las 138.000 lavadoras que Domar ha entregado en los últimos dos años y medio, aseguraron fuentes solventes. Antonio Merloni acordó con Domar en 2004 mantener la propiedad de la marca New Pol a cambio de asegurar parte de la producción de la factoría española, en concreto 270.000 unidades en un plazo de cuatro años. Hace dos meses la compañía italiana canceló el contrato de forma unilateral, por lo que la factoría perdió el 21% de la producción. Domar ha denunciado esta situación en los juzgados, mientras Merloni justificaba su decisión aduciendo falta de calidad de las lavadoras de Domar, extremo que la compañía española ha negado.

La pérdida de los pedidos del cliente italiano unido a la caída continuada de los precios en el sector de electrodomésticos de línea blanca ha forzado la presentación de concurso voluntario. Un portavoz de Domar insistió que la compañía prevé mantener la actividad 'puesto que hemos presentado los libros al juzgado de forma voluntaria para poder cumplir el plan de viabilidad'.

Coincidiendo con la presentación del expediente de regulación que comprende 86 trabajadores fijos y 16 fijos discontinuos sobre una plantilla de 345 empleados, la compañía elaboró un plan de viabilidad para aumentar el valor añadido de las lavadoras, asumiendo una inversión de tres millones de euros en la mejora de la producción. La planta prevé fabricar este año 162.500 unidades, respecto a las 300.000 que produjo en 2005, ejercicio en el que Domar registró pérdidas de 2,64 millones, con unas ventas de 45,8 millones.