CincoSentidos

Entre la berlina y el deportivo

Audi ha ideado el S6, un sedán rápido y práctico con un potente motor de 435 CV

El año 2005 fue el del radical RS4 como máximo estandarte deportivo de Audi. Y 2006 será el de otra máquina de similar calado: el poderoso S6. Disponible en formatos berlina y familiar o Avant, está impulsado por una soberbia y contundente mecánica que se ha mostrado de lo más versátil, pues se trata de la misma que luce el Lamborghini Gallardo. Se trata de un enorme bloque atmosférico (sin turbo) de gasolina, con arquitectura de diez cilindros en V y dispuesto en sentido longitudinal.

El motor luce sistema de alimentación directa FSI, ideado para atenuar en lo posible el gasto de carburante. El resultado es que consume un litro menos a los 100 kilómetros que su antecesor V8 de 340 CV. La media oficial para este modelo queda cifrada en 13,4 litros a los 100 kilómetros.

El S6 incrementa capacidad hasta llegar a 5,2 litros, al tiempo que se asocia a un efectivo cambio automático y secuencial Tiptronic de seis marchas, similar al que equipa el resto de la gama pero con una transición entre relaciones más rápida.

Este modelo es menos potente que un Gallardo, pero a cambio presume de una progresividad que sería irrenunciable en un coche de este tipo. Por cierto, lejos de lo que cabría esperar ante un planteamiento tan musculoso y contundente, no resulta exagerado afirmar que su imagen se advierte incluso discreta, conforme a las últimas tendencias.

Cuenta con llantas de aleación de diseño exclusivo y 18 pulgadas -combinadas con cubiertas deportivas-, aletas delanteras y traseras más anchas, cuatro salidas de escape dos a dos, un sutil deflector trasero, nueva boca de aireación delantera, y ópticas suplementarias configuradas por cinco diodos led y empotradas en el paragolpes frontal.

Es evidente que la intención de sus creadores ha sido captar la atención de una selecta clientela deseosa de un modelo exclusivo, bien equipado y rápido. La velocidad punta, que la electrónica limita a 250 km/h, rozaría fácilmente los 300, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h, libre de toda traba, se contiene en unos exiguos 5,2 segundos.

En definitiva, el coche escapa de la estridencia, la ostentación y la vulgaridad para lucir una imagen moderna pero señorial.

Como es tradición en Audi, una versión tan enérgica no podía sino equipar tracción integral permanente Quattro con diferencial Torsen, en este caso calibrado para procurar un reparto inicial de par entre ejes del 40/60% variable en función de la adherencia. Este mecanismo, de probada eficacia, casa con acierto en este vehículo. Sin este avance, dirigir con toda seguridad los 540 Nm de par máximo que entrega el S6 no sería empresa fácil en ciertas condiciones de marcha.

Al mismo tiempo, el chasis recibe dirección Servotronic recalibrada, frenos potenciados y cuadro de suspensiones puesto a punto para las especificaciones del modelo, lo que propicia mayor agilidad en tramos virados sin mermar excesivamente el confort.

Dos cosas más que hacen de ésta una berlina de impresión: como es habitual en los Audi con 'S' en su apellido, el habitáculo recibe una decoración y un equipamiento por encima de la media.

Asimismo, se las tendrá que ver con pesos pesados de la contundencia del BMW M5, de deportividad aún más extrema, pero sólo con tracción posterior, y con el Mercedes E 55 K AMG, otra máquina muy seria, de nuevo de propulsión y motor sobrealimentado.

Comparación

BMW M5

97.500 euros

Características Berlina. Motor atmosférico. V10. 507 CV. Tracción trasera.

información http://www.bmw.es

Mercedes E 55 K AMG

De 103.800 a 107.000 euros.

Características Berlina y familiar. Motor con compresor. V8. 476 CV. Tracción trasera.

información http://www.mercedes-benz.es