Petróleo

UBS alerta del impacto del dólar débil en el sector petrolero de la UE

La fortaleza del euro aminora del 19,5% al 9,4% el alza del crudo

El imperio del dólar en todas las transacciones de materias primas tiene sus efectos secundarios. La persistencia de la debilidad del billete verde ha llevado a UBS ha rebajar un 6,5% las previsiones de beneficios del sector petrolero europeo para los próximos cinco años. La relación costes y operaciones de mercado deja a Repsol como la tercera operadora más expuesta a una negativa evolución del dólar, justo detrás de Statoil y BP.

La coyuntura negativa del dólar ya está teniendo sus repercusiones en el mercado. La cotización del Brent, el crudo de referencia en Europa, ha subido un 19,5% en lo que va de año, hasta rozar actualmente los 60 dólares por barril. Sin embargo, la escalada se queda en el 9,4% medido en euros.

El hecho es que el petróleo Brent comenzó el año cotizando a 59 dólares, que trasladado al cambio en euros de entonces (1,185 dólares por euro), dejaba la cotización del barril en casi 49,8 euros. El crudo se vende ahora por prácticamente 70,5 dólares, pero la fortaleza del euro (1,293 dólares por euro), rebaja la compra del petróleo a menos de 54,5 euros.

'Hemos revisado nuestra previsión sobre la divisa en nuestros modelos sobre las petroleras europeas', reconoce UBS. 'Estos cambios han reducido nuestras proyecciones de ingresos para el sector un 6,5% de promedio y hemos recortado nuestros precios objetivo para las acciones un 4,9%, excluyendo a Eni y Shell', señala el banco.

El recorte de las previsiones de beneficios se incrementa conforme pasan los años. Así, si para 2006, la previsión de UBS se ha visto rebajada un 4,65%, la revisión se acerca al 7,5% en 2010.

La disparidad entre compañías es enorme, pero la industria energética europea se ha revalorizado en Bolsa este año un 1,91%, prácticamente la mitad que el Stoxx 600. Esta pobre trayectoria tiene su lado positivo. 'No creemos que las valoraciones del sector estén reflejando la fortaleza de las condiciones operativas. Mientras que pensamos que es improbable un nuevo incremento dramático del precio de las materias primas, estamos convencidos de que las buenas condiciones operativas se mantendrán', concluye UBS. Sus recomendaciones son de compra en los grandes valores (BP, Shell, Total y Eni). Si bien, el consejo es neutral en el caso de Repsol.

La petrolera española es la peor parada del año en el sector, con una caída acumulada superior al 11,35%. Una evolución que contrasta con Cepsa, que gana un 35,2%.

La perspectiva de entidades como Goldman Sachs es que el dólar mantenga su debilidad y se mantenga cerca de 1,30 unidades por cada euro. Esta mala trayectoria del dólar atiende a factores como la amenaza que supone el doble déficit (público y por cuenta corriente) para la economía de EE UU, los cambios en la composición de reservas de divisas de los bancos centrales asiáticos y la expectativa de mayores alzas de tipos en Europa que en EE UU, que lleva a los gestores a endeudarse en dólares y comprar activos en euros.

El banco suizo ha rebajado un 6,5% sus previsiones medias de ingresos para la industria