Energía

Solana propone un acuerdo energético entre la UE y Rusia

El secretario general y Alto Representante de política exterior de la UE, Javier Solana, y la Comisión Europea tienen previsto proponer durante el próximo Consejo Europeo (15 y 16 de junio) 'la negociación de un acuerdo global con Rusia que cubra todos los productos energéticos', según los documentos preparativos para esa cumbre. Solana inicia así la respuesta, desde un punto de vista de la política exterior, a los desafíos energéticos que afrontan Los 25.

El documento que analizarán la próxima semana los líderes europeos aboga por una política exterior en energía que sea 'coherente (en relación con las políticas comunitarias, los Estados miembros y la industria) estratégica y centrada en iniciativas donde la actuación a nivel de Unión Europea pueda reportar claros beneficios'.

El borrador apunta como primera prioridad a las relaciones entre la UE y Rusia 'dado que ambas partes continuarán siendo interdependientes en el sector energético'. Rusia vende a la UE más del 60% de su petróleo y más del 50% de su gas. Las exportaciones rusas cubren el 25% de las necesidades energéticas de la UE.

Las dos partes, sin embargo, están intentando reducir esa dependencia muta. Bruselas alienta una diversificación en la política energética europea, tanto desde el punto de vista de los suministradores como de las fuentes de energía. Moscú responde a esa potencial infidelidad de su principal cliente coqueteando con el gigantesco mercado chino y sus insaciables necesidades de energía.

La firma de un acuerdo entre suministrador y cliente lograría, según los documentos de la cumbre europea, 'la integración de los mercados energéticos de la UE y Rusia de manera mutuamente beneficiosa, transparente y no discriminatoria'.

El potencial de África pasa inadvertido

El documento sobre política energética de Javier Solana y la Comisión Europa apenas menciona a África, a pesar del enorme potencial de algunos países subsaharianos y del Golfo de Guinea como suministradores de petróleo y gas, respectivamente. Esa indiferencia contrasta con la reciente gira por la zona del primer ministro chino, Hu Jintao, a la búsqueda de importantes acuerdos energéticos.

Las propuestas de Solana para la cumbre europea sólo hablan de 'desarrollar la cooperación bilateral con los productores importantes y los países de tránsito de África'.