Ecología

Activistas de Greenpeace entran por sorpresa en la Bolsa de Madrid para lanzar una "OPA verde"

Diez activistas de Greenpeace, ataviados con corbatas y chalecos verdes, han entrado por sorpresa en la Bolsa de Madrid para exigir al Gobierno que respete el derecho de los consumidores a elegir electricidad limpia. Para ello, la organización ecologista ha decidido lanzar esta "OPA verde" mediante la que pretendía lanzar una simbólica Oferta Pública de Adquisición de "electricidad limpia".

Los activistas, que entraron en el parqué madrileño ataviados de manera normal, y que tras breves instantes cambiaron sus vestimentas por otras de color verde, consiguieron desplegar una pancarta en la que se leía "Queremos elegir Electricidad Limpia, æscaron;nete a la "OPA Verde", además de repartir folletos explicativos de su nueva campaña.

Al mismo tiempo, una treintena de ecologistas disfrazados de ejecutivos, estudiantes y amas de casas, "para representar al conjunto de la sociedad", se encadenaron en la entrada principal de la Bolsa de Madrid luciendo la misma pancarta que portaban sus compañeros en el interior del parqué, para representar así a los consumidores, que permanecen "encadenados a las empresas eléctricas".

Encadenados a las puertas del parqué

Junto a estos activistas, que permanecían en los accesos al edificio con los ojos vendados y esposas en las manos, otros tantos colocaron un gran contador eléctrico que, conectado a Internet, mostraba la cifra de consumidores que se han sumado a la propuesta simbólica de "OPA Verde" de Greenpeace. Este contador reflejaba una cifra cercana a los 62 millones de kilovatios/hora, un dato que se corresponde con el consumo energético de unos 22.000 hogares españoles, según Greenpeace, y que procede de los datos aportados por quienes han apoyado a través de Internet esta oferta de compra ficticia.

"Cada vez más consumidores exigen su derecho a elegir de dónde viene la electricidad que compran, como ocurre con cualquier otro producto, y rechazan verse obligados a comprar energía sucia a la fuerza", ha declarado José Luis García Ortega, responsable de proyectos de la campaña de energía de Greenpeace.

Campaña en Internet

Con esta iniciativa, Greenpeace exige que al Gobierno que mantenga unas tarifas eléctricas que hagan posible la libre elección del suministrador y un etiquetado eléctrico que incluya el origen de la electricidad suministrada. La "OPA Verde" es una oferta de compra de electricidad limpia, realizada por los consumidores que quieren ejercer su derecho a elegir.

Mediante la misma, Greenpeace quiere representar a los consumidores, que reclaman la posibilidad de comprar una "electricidad limpia", posibilidad que, según la organización, "no está siendo permitida en la práctica por la mala gestión del sector eléctrico". Pero la campaña de los ecologistas no acaba aquí, sino que continúa en Internet. En la web de Greenpeace dedicada a la "OPA verde", la organización brinda la posibilidad a los consumidores de unirse a la batalla por la electricidad limpia, agregando los kilovatios de su consumo eléctrico a la citada Oferta de Adquisición.