Créditos

Técnicos del Banco de España plantean una provisión anticíclica

La inversión crediticia sigue disparada a pesar de las llamadas a la calma del Banco de España. Para prevenir el riesgo de un repunte de la morosidad cuando empeore la coyuntura económica, los técnicos del regulador han propuesto la creación de una provisión anticíclica especial para insolvencias.

El ritmo de concesión de préstamos por parte de bancos y cajas sigue desbocado. Durante el pasado mes de marzo, la tasa de crecimiento interanual del saldo vivo de los créditos hipotecarios fue del 27,32%, la más alta de la historia del sector bancario español.

Esta fiebre crediticia es un quebradero de cabeza para los responsables del Banco de España, que han llamado a la calma a las entidades. El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, ha prevenido en repetidas ocasiones contra el riesgo que supone la fijación de criterios más laxos en la concesión de préstamos.

La principal preocupación de los técnicos del regulador es que las entidades, en su afán por crecer a toda costa, hayan relajado las condiciones para la concesión de préstamos, lo que podría desembocar en un aumento preocupante de la morosidad cuando cambie el ciclo económico.

Aunque el sector financiero ha negado que se esté flexibilizando el criterio, un estudio publicado en la Revista de Estabilidad Financiera del Banco de España demuestra que, históricamente, ha sucedido lo contrario: 'después de una etapa en que se acelera la concesión de créditos, aumentan los impagos en los préstamos bancarios', señala el trabajo.

Los autores del estudio, Gabriel Jiménez y Jesús Saurina, han comprobado que en los períodos de expansión se produce 'una mayor relajación de los estándares crediticios', tanto en términos de evaluación de la situación de los clientes, 'como en la exigencia de garantías'.

Para tratar de contrarrestar este peligro potencial, los economistas del supervisor bancario proponen la creación de 'una provisión contracíclica o dinámica'. Este tipo de instrumentos contables, conocidos como anticíclicos, pueden contribuir a reforzar la estabilidad de los sistemas financieros.

La herramienta prudencial, propuesta por los técnicos de regulación del Banco de España, contribuiría a restringir el excesivo crecimiento del crédito durante los períodos de expansión económica.

Hasta la entrada en vigor de las nuevas normas internacionales de contabilidad (NIC), existía un instrumento contable similar, la dotación estadística, que también trataba de combatir el riesgo latente generado por la expansión del crédito.

Una de las ventajas de utilizar este tipo de instrumento, señalan los autores del estudio, es que funcionaría en un doble sentido de modo que evitaría políticas demasiado conservadoras, por parte de bancos y cajas, durante las recesiones.

La idea es que las entidades financieras provisionen durante las fases expansivas el aumento del riesgo que está produciéndose en sus carteras y que sólo se revelará con el paso del tiempo.

Por eso se denomina 'anticíclica' a esta figura contable, porque se dota cuando la economía funciona bien, y se emplea cuando cambia el ciclo.

La expansión del crédito y la subida de la morosidad

El sector bancario español puede presumir, y presume, de contar con una de las tasas de morosidad más bajas del mundo. La imparable expansión de la inversión crediticia, especialmente de las hipotecas, no ha provocado hasta ahora un incremento de los impagos. No obstante, el Banco de España no las tienen todas consigo. Desde el supervisor bancario se apuntan dos razones que pueden poner en peligro la morosidad cuando hay una desarrollo excesivo del crédito. La primera es el aumento de la competencia, que lleva a las entidades a conseguir clientes a cualquier precio. La segunda, la desvinculación entre accionistas y gestores, que puede llevar a estos últimos a promover un excesivo crecimiento del crédito para incrementar 'la presencia social de la entidad (y sus gestores)'.