Negociaciones

VW reabre la mesa del convenio en Landaben tras desconvocar una reunión con sindicatos

La dirección de Volkswagen y los representantes sindicales de la planta de Landaben reabren hoy la mesa de negociaciones para cerrar el nuevo convenio colectivo de la compañía, después de 18 meses sin resultados. La mesa negociadora no se reunía desde el 27 de marzo, lo que supuso una escalada de paros y movilizaciones por parte de los sindicatos.

La compañía pretendía tratar en esta reunión el nuevo plan industrial para la planta, que en la actualidad atraviesa uno de sus momentos más preocupantes de los últimos años. Y es que desde febrero de 2005, las huelgas convocadas han supuesto una pérdida de producción de 18.000 vehículos en la fábrica de Pamplona, ya que han tenido un seguimiento masivo por parte de la plantilla. Esta circunstancia ha motivado que Volkswagen haya transferido parte de la producción a su factoría en Bruselas.

La nueva ronda de negociaciones se produce apenas dos días después de que la compañía desconvocara la reunión prevista ente la dirección de Volkswagen y los representantes sindicales a causa de la incomparecencia de CC OO para tratar el nuevo plan industrial para la fábrica. El sindicato había avisado de que no tenía intención de asistir, toda vez que opina que cualquier reunión entre dirección y comité ha de celebrarse en la mesa de negociaciones del nuevo convenio.

El responsable de comunicación de Volkswagen Navarra, Pablo Mendívil, mostró ayer a a EP el 'malestar' de la dirección por la negativa del sindicato de acudir al encuentro, después de que las federaciones estatales de UGT y CC OO se comprometieran en Alemania a iniciar estas conversaciones.

Y es que en el comité europeo de VW celebrado hace dos semanas se había acordado la reunión prevista para el lunes como una manera para que se desbloquease el convenio, que afecta a 4.000 trabajadores de esta planta y que es el más importante de Navarra en el ramo industrial.

UGT, que sí asistió a la reunión, es partidaria, aunque no le gusta la última oferta que ha presentado la empresa, de que ésta se someta a referéndum, pero con diez miembros en el comité, pese a ser el sindicato con más representantes, no tiene la mayoría necesaria para aprobar esta medida.