Calificación de deuda

Las agencias de 'rating' cuestionan la nueva política financiera de Telefónica

Las agencias de calificación de deuda han echado un jarro de agua fría a la buena acogida que han tenido los anuncios realizados la semana pasada por Telefónica en la Quinta Conferencia de Inversores.

Primero fue Standard & Poor's (S&P), que nada más acabar el encuentro puso el rating de la operadora en vigilancia con perspectiva negativa. Ayer fue Moody's la que hizo un movimiento similar. Todas las calificaciones de Telefónica han dejado de tener una perspectiva estable para pasar a negativa, como resultado del anuncio de que la firma duplicará el dividendo en 2009.

Este cambio responde a cinco razones, según explicó ayer Moody's en una nota. La agencia destaca 'la poca flexibilidad que tiene la operadora para utilizar el flujo de caja más allá de los destinos anunciados', así como 'el temor a incumplimientos en los planes de reducción de deuda'. También suponen un riesgo las posibilidades de que Telefónica no consiga al 100% sus previsiones de crecimiento, la integración de las últimas compras y la incertidumbre sobre la venta de activos.

TELEFÓNICA 3,38 0,93%

Aplausos de los analistas

Las dudas de las agencias de rating contrastan con la opinión de los bancos de inversión. Merrill Lynch sacó ayer su informe sobre la conferencia y ahí dice que los gestores de Telefónica hicieron un 'buen trabajo' al exponer los planes de la operadora para cuatro años, a la vez que cumplieron las expectativas del mercado en dividendos. La compañía 'ofrece una de las carteras de activos con mejor calidad en Europa y su perfil de crecimiento es superior al de sus rivales', resume la casa de análisis.

Para Ibersecurities, mientras tanto, Telefónica es uno de los valores más sólidos de su sector, 'una buena opción' de cara al largo plazo y un 'excelente refugio' en caso de mayores correcciones del mercado en el corto plazo.

La firma de Bolsa añade que la compañía que preside César Alierta ofrece una retribución al accionista 'por debajo del sector, pero muy elevada', según la opinión recogida por la agencia Europa Press.