Renovables

Fenosa compra a Enel el 30% de la filial que comparten

Fenosa ha recuperado un 30% de la sociedad de energías renovables que comparte con Enel, tras ejercer una opción firmada en 2003. Fenosa pagará a la italiana casi 72 millones por dicho paquete y ambas compartirán esta filial al 50%.

Los responsables de Unión Fenosa y del grupo Enel firmaron en la tarde de ayer la ejecución por parte de la eléctrica española de la opción de compra del 30% de la sociedad Enel Unión Fenosa Renovables (Eufer) que ambas compañías acordaron en 2003, cuando la italiana compró el 80% de la entonces filial de energías especiales a Fenosa por 168 millones de euros.

La opción tenía validez hasta finales de 2007, pero ya el año pasado, el consejero delegado de la eléctrica española, Honorato López Isla, anunció la intención de su compañía de adelantar la ejecución de la opción.

Finalmente, el acuerdo cerrado ayer, que fue comunicado a los reguladores del mercado de España e Italia, fija el precio final en 71,8 millones de euros por el citado 30%. De esa cantidad, 66 millones fueron establecidos en 2003; 5,8 millones corresponden a intereses. En su día, Fenosa pagó 10 millones a Enel por la opción de recompra.

A partir de ahora, los socios se repartirán la compañía al 50%, si bien, el consejo de administración, con ocho representantes, ya estaba distribuido a partes iguales. Fenosa vendió hace tres años su filial (denominada entonces Unión Fenosa Energías Especiales) por problemas de liquidez. Sin embargo, la mejora de la situación financiera de la eléctrica, ya palpable el año pasado (en verano se acordó la venta de su participación del 17% de Auna) la animó a adelantar la recuperación del 50% del capital de Eufer.

Aunque nunca lo han manifestado públicamente, el deseo de los responsables de Fenosa durante este tiempo ha sido, en realidad, el de recuperar el control de una compañía que cuenta con una potencia instalada de 900 MW y que prevé aumentar a 1.600 MW en 2010. Sin embargo, los italianos nunca han estado dispuestos a pasar por ese aro. De hecho, según fuentes del grupo que dirige Fulvio Conti, Enel estaba dispuesta incluso a continuar con el 80%.

En este tiempo no han faltado informaciones apuntando a las difíciles relaciones entre los socios español e italiano que, entre sus acuerdos, mantienen una cláusula para abandonar el capital de la sociedad.

Sea como fuere, tras el acuerdo firmado ayer, las dos empresas mostraron su satisfacción 'por una decisión que estaba ya acordada en 2003' y proporciona a Enel más recursos para seguir apostando por las energías renovables, de las que el grupo italiano es líder mundial. La eléctrica transalpina ha anunciado inversiones de 2.400 millones de euros en esa actividad, de los cuales, 1,1 millones se destinarán a Italia y el resto, a otros países, entre ellos, España.

Las inversiones en Eufer, según la compañía italiana, le ayudarán a consolidar su liderazgo mundial en energías renovables con más de 17.000 MW instalados en Italia, España y varios países del continente americano.

Eufer, entre las cinco primeras empresas del sector

Enel y Unión Fenosa mostraron ayer su satisfacción 'por la firma de un acuerdo, ya contemplado desde 2003, que supone la permanencia de Enel en una de las principales compañías de energías renovables de la península ibérica y la apuesta tanto de la compañía italiana como de Unión Fenosa por seguir creciendo en este sector, tanto en España como en Portugal'.

Eufer está entre los cinco primeros operadores de la península y se encuentra entre los finalistas en el concurso de concesión de licencias de energía eólica convocado por el Gobierno portugués. La sociedad que comparten, desde ayer al 50%, Enel y Fenosa miembro del consorcio Ventonorte, formado por la empresa alemana WPD, la india Suzlon y la portuguesa Enervento. Este consorcio invertirá 1.319 millones y prevé la creación de más de 1.200 puestos de trabajo (842 directos) y la construcción de dos fábricas de aerogeneradores.

La semana pasada Eufer anunció también un plan de inversiones de 850 millones en Extremadura.