CincoSentidos

Tratamiento de choque para recuperar la piscina

La prohibición de vaciar las piletas en Madrid debido a la sequía obliga a reciclar el agua abandonada durante el invierno

Cuando el termómetro alcance los 40 grados en Madrid habrá más de uno que sueñe con un baño refrescante, pero al abrir su ventana verá una charca infecta y maloliente en el jardín. Será porque no fue previsor en 2005 y dejó que el agua se estropeara. Pero aún queda una oportunidad: reciclar.

El líquido elemento sigue escaseando en Madrid (2005 fue la peor temporada hidrológica de los últimos 120 años), por lo que el Gobierno regional prohíbe el vaciado de las piscinas para su posterior llenado. No es el único sitio.

En Málaga se mantienen medidas contra la sequía que impiden el gasto de agua en jardines privados desde el 2 de noviembre. Las reglas que persiguen el ahorro afectan al Valle del Guadalhorce y a la Costa del Sol Occidental: 'Creemos que en unos días se van a suavizar las restricciones en la Costa del Sol porque ha llovido y ha mejorado el estado de las presas', señalan fuentes de la Junta de Andalucía. En Huesca, donde se dieron serios problemas durante 2005, se ha vuelto a la normalidad, según un portavoz del Gobierno de Aragón.

Recuperar el agua en mal estado de una piscina mediana cuesta entre 1.000 y 1.500 euros

Si usted es de los que tapa la piscina en invierno con un cobertor opaco, aplica algo de cloro cada semana y mantiene la depuradora en funcionamiento durante una hora al día, no va a tener problema para recuperar el azul de su instalación. Pero hasta el año pasado la costumbre generalizada era aplicar sulfato de cobre para evitar la formación de algas y el mal olor. Posteriormente las piscinas se vaciaban por estas fechas.

'La alerta por sequía llegó el año pasado demasiado tarde 29 de septiembre de 2005 en Madrid, cuando muchas comunidades de vecinos y particulares habían sulfatado el agua', explica Sergio García, director comercial de la empresa madrileña especializada en el tratamiento de piscinas Servipool.

Bañarse donde quedan residuos de sulfato de cobre puede acabar con el color del bañador e incluso con el del pelo, además de causar irritaciones en las mucosas. El tratamiento para eliminar el sulfato, a base de productos secuestradores de metales, viene a durar entre 20 y 25 días: 'Alguna empresa dirá que lo hace en una semana, pero conviene asegurarse por el bien de los bañistas', afirma García. 'Hay quien cree que pasando el limpiafondos tiene solucionado el problema del sulfato, pero siempre quedan residuos', añaden desde la empresa Oziotech.

En el caso de tener que acabar con el sulfato, el secuestrador de metales deberá alternarse con otros compuestos químicos (cloro, algicida y floculante) y la acción de la depuradora unas ocho horas diarias. 'El precio del tratamiento ronda los 1.300 euros', informan desde Oziotech.

Para los más descuidados, aquellos que han criado ranas en la piscina, el mercado también tiene respuesta. El tratamiento de choque se basa en grandes dosis de cloro, floculante y algicida entre 10 y 15 días. El funcionamiento exhaustivo de la depuradora hace el resto. 'En una piscina pequeña no hay gran complicación. Su propietario puede encargarse del reciclado, aunque conviene asesorarse y controlar los niveles de cloro y PH antes de probar el agua', dice el directivo de Servipool. El precio medio en el mercado para quienes demandan este servicio va de 1.000 y 1.500 euros, que incluyen el análisis del agua, los productos y la mano de obra.

El calor, según los especialistas, dificulta el tratamiento, por lo que conviene encargar el trabajo lo antes posible. Posteriormente se tendrán que tomar medidas para facilitar la reutilización en los próximos veranos. Llevar a cabo un correcto mantenimiento de la piscina durante los meses de frío, incluida la asistencia de un servicio técnico, cuesta unos 1.000 euros al año. La diferencia de precio respecto a tirar el agua, limpiar y llenar es mínima y se contribuye con el medio ambiente.

'Este año hemos notado un claro incremento en la demanda de tratamientos de choque, pero también tenemos clientes que han esperado hasta el último momento para ver si la Comunidad de Madrid levantaba las restricciones y podían tirar el agua', aseguran en Oziotech. Sus colegas de Servipool estiman que una mayor conciencia ecológica entre los usuarios 'irá en beneficio de las reservas de agua y ayudará a rebajar la estacionalidad del empleo en el sector'.

El mito del producto que lo devora todo

Si ha navegado por internet y ha descubierto que existe un compuesto químico que se come la suciedad, incluidas las hojas y otros residuos de cierto tamaño, desconfíe.

Las firmas especializadas abogan por el simple uso de cloro, el apoyo de la depuradora y el lavado a mano de fondo y paredes. 'Es una tarea que sólo requiere paciencia en caso de que todo vaya bien porque hay ocasiones extremas en las que incluso es necesario contratar a buzos para limpiar', comenta Pablo Pascual, director gerente de Inverman Pool.

Una vez recuperada el agua habrá que mantenerla para su posterior uso en 2007. 'Cuando se alcanzan las condiciones higiénicas para el baño puede guardarse sin problemas. Lo que no es conveniente es recuperar el mismo agua cada año', recuerda Pascual.

Un test de cloro y PH marcará el momento en que la piscina esté dispuesta, aunque los técnicos de Inverman Pool aconsejan un último examen en un laboratorio para garantizar que el agua ha sido desinfectada con éxito.