Reforma laboral

Sebastián dice que en un año la temporalidad caerá tres puntos

El principal asesor económico del presidente del Gobierno, Miguel Sebastián, vaticinó ayer que la recién aprobada reforma laboral llevará la tasa de temporalidad por debajo del 30% el año que viene. Además, sugirió que habrá más reformas tributarias 'porque la fiscalidad sigue alta'.

Los efectos de la reciente reforma laboral tardarán poco en notarse. El director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno, Miguel Sebastián, afirmó ayer que el acuerdo permitirá reducir la tasa de temporalidad por debajo del 30% el año que viene. La reforma, suscrita hace poco más de dos semanas por sindicatos, patronal y Gobierno, tiene como objetivo principal reducir el porcentaje de empleos temporales en relación a los fijos. Actualmente, la temporalidad alcanza el 33,3% de la población ocupada, de modo que la ambiciosa predicción de Sebastián supondría reducirla más de tres puntos en un sólo año.

La reforma laboral incentiva con diversas bonificaciones la conversión en fijos de empleos temporales, incluyendo una extraordinaria de 800 euros si se realiza antes de fin de año. El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, cree que esa medida podría afectar a 400.000 contratos en el segundo semestre.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Senado, Sebastián explicó también que la otra gran apuesta económica de la legislatura, la reforma fiscal, no repercutirá negativamente en los presupuestos. La reducción de tipos en el IRPF y el Impuesto de Sociedades, que empezará a aplicarse el próximo año, 'supone la devolución a los ciudadanos y las empresas de parte del excedente recaudatorio de los últimos años', derivado, a juicio del responsable económico, del fuerte crecimiento de la economía y la lucha contra el fraude. Sebastián adelantó además que la revisión del sistema fiscal 'es la primera de una serie de reformas' en este ámbito, porque 'la carga impositiva general, y la del impuesto de sociedades en particular, sigue siendo alta' en comparación con los países más avanzados.

Por otra parte, Sebastián calificó de 'calumnias' las acusaciones publicadas en un diario madrileño sobre el número dos de la Oficina Económica, Jorge Blázquez Lidoy, en referencia a un posible trato de favor a la auditora de la filatélica Afinsa. El Ministerio de Economía desmintió también la noticia en un comunicado.

Coordinar la gestión pública de I+D+i

El Plan Nacional de Reformas, de cuya ejecución es responsable, centró la comparecencia de Sebastián. El PNR, presentado en octubre, se distribuye en siete ejes que tienen por objetivo principal alcanzar la renta media de la Unión Europea en 2010. Sebastián resaltó los avances logrados hasta ahora, aunque reconoció que hará falta aún 'un mayor esfuerzo' para llegar a ese umbral. España está hoy en el 97,9% de dicho umbral, tras acercarse tres décimas el año pasado.

Ante las dudas vertidas por el Partido Popular sobre la utilidad de la Oficina Económica, su director destacó que, además de asesorar al presidente Zapatero, la Oficina coordina las políticas de investigación y desarrollo de los ministerios. A su juicio, parte del 'fracaso' de los ocho años de gestión del PP en materia de innovación se debió a 'falta de coordinación'.