Inmigración

España ofrece ayudas a los países africanos a cambio de repatriaciones

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se reunió ayer con los ministros de Asuntos Exteriores de diez países de África a los que ha ofrecido la negociación de nuevos acuerdos de readmisión de inmigrantes irregulares en los que los Estados subsaharianos se comprometan a aceptar la repatriación de los 'sin papeles'. y, a cambio, España libraría ayudas para esos países destinadas a formación y empleo.

Cabo Verde, Camerún, Guinea Conakry, Guinea Bissau y Sierra Leona aceptaron el ofrecimiento. En concreto, el titular de Exteriores de Cabo Verde, Víctor Barbosa Borges, expresó a Moratinos su disposición a negociar 'un acuerdo global sobre flujos migratorios', mientras que el mauritano Ahmed Uld Sid'Ahmed acordó con su colega español reunir la próxima semana al comité mixto bilateral previsto en el vigente convenio de cooperación migratoria.

Las conversaciones se han producido en el marco de la Mesa Redonda Ministerial sobre legislación antiterrorista en África Occidental y Central convocada en Madrid por la ONU que incluye a Cabo Verde, Mauritania, Angola, Guinea Ecuatorial, Guinea Bissau, Guinea Conakry, Camerún, Congo, República Democrática del Congo, Sierra Leona, Burundi y Benin.

El ministro consejero de la Presidencia de Senegal, Serigne Diop, ha pedido a España y la UE que ayuden a Senegal a desarrollar sus importantes capacidades agrícola como forma más efectiva de frenar la inmigración ilegal. Sin embargo, Diop asegura que 'no es posible ejercer un control total de las fronteras' y advierte de que si no se impulsan acciones para el desarrollo siempre existirá la tentación de emigrar a Europa. Por ello Moratinos propone complementar los compromisos de repatriación con iniciativas para mejorar la capacidad policial, aumentar la ayuda al desarrollo y fomentar el empleo mediante microcréditos y canjes de deuda por educación y programas sociales.

El ministro recalcó que la política de España hacia este continente se basa en el fortalecimiento de la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos. Recordó que la ayuda española para el desarrollo de estos países aumentará en tres años de 90 a 120 millones de euros.