_
_
_
_
Javier Pérez

Mastercard no comprende las críticas de la Comisión Europea

Acaba de incorporarse al negocio de la compañía en el Viejo Continente. Catalán breado en América Latina, se prepara para los desafíos que le plantee Europa

Corazón blaugrana y una corbata moteada con escudos del Barça. Es 17 de mayo y Javier Pérez (Barcelona, 1953) recibe a este periódico en París, horas antes de que juegue su equipo. Como forofo, ya sueña con ganar en Saint Denis. Como ejecutivo, en el trabajo que le espera en su nuevo puesto. El pasado abril, la Comisión Europea dedicó algunas duras palabras al sector de medios de pago. Mientras, su compañía ultima el desembarco en el parqué neoyorquino. Pero de la salida a Bolsa, ni una palabra. Los mandatos del regulador estadounidense, la Securities and Exchange Commission (SEC), son sagrados.

Antes de hacerse cargo del negocio europeo de Mastercard ha sido responsable del área latinoamericana. ¿Qué desafíos espera encontrar en su nuevo destino?

Hay dos zonas en Europa. Los países del Este y Turquía tienen similitudes con América Latina. Son mercados donde la penetración de los plásticos todavía no es muy grande y que presentan altos índices de crecimiento.

'Es una falacia decir que los plásticos no funcionan igual en todo el mundo'

Los países de la zona única de pagos (SEPA, en sus siglas en inglés) son una historia completamente distinta. Es un mercado más maduro. Ahí, no se trata de poner tarjetas en las manos de la gente, sino de que hagan un mejor uso de las que tienen.

¿Y cuáles son los países más prometedores?

Como en cualquier negocio, necesitas los mercados más establecidos porque son los más grandes. Pero también necesitas el crecimiento de los nuevos mercados para compensar la estabilidad de los ya maduros. Las dos zonas son importantes.

El euro llegó a la calle en 2002 pero los sistemas de pago no van al mismo ritmo. La moneda está ahí pero no los servicios bancarios. ¿Por qué?

Por un motivo que no comprendo se han mezclado los servicios bancarios en general con las tarjetas. Nosotros somos más universales que las monedas. Puedes utilizar tu Mastercard en cualquier parte del mundo y el cargo se realiza en tu moneda, en tu cuenta corriente, en tu propio país. Es una falacia decir que las tarjetas no funcionan de la misma forma en todo el mundo.

Ahora, si se habla de otros servicios bancarios, existe un vacío. Por ejemplo, no hay normas paneuropeas que controlen las transferencias.

Neelie Kroes, comisaria europea de Competencia, ha criticado al sector de medios de pago por cobrar comisiones excesivas, entre otras cosas. ¿Qué opinión le merecen sus declaraciones?

Las palabras son fáciles de decir, pero hay que ser capaces de darles contenido con hechos. Hay que distinguir entre los acuerdos entre bancos y el trato al público.

Tu relación es con un banco, el emisor de la tarjeta. Y lo que hayas acordado con ese banco será lo que regule la relación por todo el mundo. Fin de la historia. Es importante entender que Mastercard garantiza que se cumplan los términos pactados. La gente está contenta con el plástico y el plástico es bueno para la sociedad. Todo lo demás que ha dicho la Comisión son comentarios y, en este momento, no comprendemos muchos de ellos.

Bruselas les ha dado diez semanas para contestar. ¿Les han contactado?

Estamos conversando con ellos para aclarar las cosas. Es un proceso en marcha. No se trata de responder a un documento determinado. Eran sólo unos comentarios realizados a la prensa.

En España, comerciantes y bancos alcanzaron el pasado diciembre un acuerdo para reducir las comisiones. ¿Qué opinión le merece? ¿Hay iniciativas similares en marcha en otras partes de Europa?

Apoyamos este tipo de acuerdos y en todos los países hay movimientos en este sentido. Es importante comprender que esto no es una guerra, sino un debate entre clientes y proveedores.

Mastercard ha sido patrocinador oficial de la Copa del Mundo desde 1990, pero dejará de serlo a partir de 2010. ¿Qué le parece que Visa se haya hecho con este contrato?

Me gustaría haber tenido la oportunidad de elegir, pero no fue así. Teníamos un acuerdo respecto al patrocinio del Mundial según el cual Mastercard sería consultada. Este pacto no fue respetado por la FIFA. Pero disponemos de alternativas de patrocinio, como la UEFA y la Liga de Campeones. Continuaremos presentes en el fútbol.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_