Telecomunicaciones

La 'telecos' dicen que regular el 'roaming' hará subir tarifas

Los planes de la Comisión Europea para recortar el coste del uso del móvil en el extranjero, la itinerancia o roaming, provocarán un aumento del precio de las llamadas nacionales y una disminución de la inversión del sector, según advirtió ayer la Asociación Internacional de Operadores de Telefonía Móvil (GSMA, en sus siglas en inglés).

La comisaria de Sociedad de la Información, Viviane Reding, tiene previsto presentar en las próximas semanas una propuesta de reglamento que eliminará todos los costes de recepción de llamadas en el extranjero, y que introducirá el principio del 'precio del país de origen', según el cual un usuario que viaje al extranjero dentro de la UE pagará las mismas tarifas que en su país de residencia.

Las compañías de telefonía móvil consideran que la aplicación de estos principios les obligaría a ofrecer los servicios de roaming a un 19% por debajo de su coste real. Para recuperar estas pérdidas, aseguran que tendrán que subir el precio de las llamadas nacionales más de un 7%.

'Sólo se beneficiaría la pequeña minoría de usuarios de móvil que realiza muchas llamadas con itinerancia -ante todo los hombres de negocios-, a costa de los que viajan con menos frecuencia', señaló la GSMA.

Sin un incremento en el precio de las llamadas nacionales, los operadores creen que las propuestas del Ejecutivo comunitario significarán un recorte de 2.300 millones de euros en los beneficios de la industria. Esto amenazaría las inversiones en nuevos servicios de móvil y en regiones turísticas, donde muchas antenas se han instalado para servir a los usuarios.

Menores beneficios

La GSMA, que agrupa a más de 690 compañías de 213 países, asegura que quien más sufrirá serán las firmas con las tarifas nacionales más bajas o con una menor rentabilidad. Afirma que algunas operadores podrían reducir sus beneficios hasta un 20%.