CincoSentidos

Aynaelda, buenos arroces en Madrid

Más de 25 formas de tomar este plato a un precio razonable

Lleva abierto algo más de un año, y aunque hasta ahora no había sido objeto de la atención de la prensa gastronómica -quizás por su situación, fuera del centro de Madrid- registra llenos diarios que para sí quisieran muchos de los grandes restaurantes de la capital. En Aynaelda (Los Yébenes, 38. Madrid. Tel.: 91 710 10 51) ha funcionado muy bien el boca a boca, de ahí que sea habitual que su salón inferior (tiene otro igualmente grande en el piso de arriba, además de dos privados), con capacidad para 130 comensales, esté a rebosar a la hora de comer cualquier día de la semana. El hecho de que se ubique en un barrio popular, el de Aluche, no disuade a la clientela que valora otros aspectos: su parking, un servicio diligente y eficaz, los precios sensatos y, por supuesto, la cocina.

Su chef y copropietario, Chema de Isidro, ha optado por una carta amplia de corte tradicional, adaptada a todos los gustos. Cerca de 30 entradas donde caben las chacinas, el foie, las anchoas de Santoña, las habitas, el foie, los chipirones, el carpaccio de pescados o unas magníficas croquetas; un buen surtido de ensaladas, y distintas opciones de pescados y carnes (merluza, atún, rape, bacalao, solomillo, rabo de toro, carnes ibéricas y de buey, etc.), acompañan a los protagonistas del menú: los arroces.

Veinticinco especialidades (secos, melosos y caldosos) que se recomiendan maridados con un vino en concreto, dependiendo de los ingredientes del plato. Abanda, con bogavante, negro, del señoret, de hongos, empedrat, con xoubas (sardinillas gallegas), de cardo y lacón, los caldosos de pescados y mariscos, falso arroz con langostinos o melosos, como el de rabo de toro con setas y hongos. Se sirven en raciones abundantes, llegan en un buen punto de cocción, y resultan gustosos por los fondos con los que se elaboran.

Postres, sencillos y una bodega correcta y asequible. Precio medio: 30-35 euros. Menú del chef: 19 euros (precios sin vinos).