EE UU

La Reserva Federal Estadounidense confirma los pronósticos y sube los tipos de interés al 5%

Tal y como se esperaba, los responsables de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, reunidos desde esta mañana, han decidido subir de nuevo los tipos de interés un cuarto de punto porcentual hasta situarlos en el 5%, en lo que se convierte en la decimosexta subida de los tipos desde Junio de 2004. Desde entonces, el organismo estadounidense ha elevado los tipos de forma continuada, desde el 1% al 5% decidido hoy en la segunda reunión presidida por Ben Bernanke, sucesor de Alan Greenspan al frente del organismo desde el pasado 1 de febrero.

Las bolsas europeas han sufrido hoy ligeras caídas, después de una semana de alzas, a la espera de la decisión de la Fed. Wall Street, por su parte, comenzaba la sesión en números rojos y se situaba en plano a medida que avanzaba la jornada.

Los analistas estaban convencidos de que el banco central estadounidense iba a volver a endurecer su política monetaria tras la reunión. Lo más esperado por los expertos, por tanto, era el comunicado oficial que el organismo norteamericano emite tras cada reunión. Según el mismo, el crecimiento económico de EE UU ha sido significativo en lo que llevamos de año.

Posible pausa en las subidas

Las próximas decisiones de la Fed en torno al precio del dinero se decidirán en función de las perspectivas económicas, aunque las expectativas apuntan a que la inflación se contenga, lo que podría dar lugar a una breve pausa en el aumento de los tipos norteamericanos. A pesar de ello, el organismo que preside Ben Bernanke señaló en el comunicado que "nuevas subidas de tipos podrían todavía ser necesarias".

Según el comunicado, a pesar de la escalada de precios de la energía, los efectos no se han hecho notar especialmente en la inflación o en la productividad, lo que ha ayudado a mantener el crecimiento. A pesar de ello, continúa existiendo la posibilidad de que la inflación aumente. A pesar de que la Fed no ha sido demasiado clara, lo más probable es que a partir de ahora se produzca una ralentización de las subidas de los tipos de interés, algo que no sucede desde hace ya dos años.

Algunos economistas creen que la prevista subida de los tipos de hoy será la última de la campaña que arrancó en junio del 2004 y prevén que la Fed se tome un respiro durante algún tiempo. Otros, por el contrario, piensan que la buena salud de la principal economía mundial hará que el banco central de EEUU siga apretando las tuercas para mantener la inflación a raya. De ahí que los mercados esperen ansiosos el comunicado que sigue al fin de la reunión y que podría arrojar alguna luz sobre la incertidumbre actual.