Aeropuertos

Escasez de 'slots' en El Prat para la aerolínea barata de Iberia

Pasado mañana se cierra el plazo para que las compañías aéreas interesadas presenten ante AENA sus peticiones para consolidar y aumentar sus derechos de vuelo en todos los aeropuertos españoles. La actual oleada de solicitudes de slots (reserva de franjas horarias para realizar un despegue o aterrizaje) tendrá su culminación en la conferencia de IATA que se celebrará a partir del 10 de junio en Vancouver (Canadá). Los derechos que se consigan tendrán vigencia a partir del próximo 29 de octubre, hasta el 24 de marzo de 2007.

La ampliación de capacidad en el aeropuerto de Madrid y el lanzamiento de la compañía de bajos costes, en cuyo capital Iberia, ACS, Air Nostrum, Iberostar y Quercus tienen una participación paritaria del 20%, otorgan un interés añadido a esta edición de la subasta de slots.

A partir de octubre, Barajas eleva de 78 a 90 el número de las operaciones a la hora y existe interés por conocer qué aerolíneas, especialmente de bajo coste, optan a estos 12 slots adicionales con el fin de dar la batalla a Iberia en su propio terreno de juego.

En el segundo polo de interés se centra en la puesta en actividad de la nueva aerolínea de bajos costes vinculada a Iberia. Fuentes conocedoras del proceso afirman que el proyecto va a tener dificultades para conseguir derechos de vuelo en Barcelona, donde piensa instalar su base, dado que diferentes factores parecen haberse aliado en su contra.

Señalan que la nueva aerolínea barata va a realizar entre mañana y pasado una ambiciosa solicitud de slots en El Prat para organizar un programa con un 75% de vuelos hacia destinos europeos y un 25% hacia aeródromos nacionales. Tal programación excedería la capacidad operativa de los cinco aviones que la empresa ha indicado que tiene previsto operar en una primera fase. Las posibilidades que tiene de conseguir que le asignen los derechos de vuelo a los que aspira son escasas, en primer lugar porque el aeródromo de El Prat está todavía en fase de obras de ampliación y su capacidad aumentará en otoño únicamente de 58 a 60 o 63 operaciones a la hora.

Estos slots adicionales, entre dos y cinco cada 60 minutos, deben ser asignados en función de unas estrictas normas dictadas en 2004 por la Unión Europea.

La legislación permitiría a la aerolínea barata de Iberia beneficiarse de la prioridad en la concesión de los derechos de vuelo en su condición de 'nuevo entrante'. Sin embargo, tal prioridad sólo es aplicable si el número de vuelos que la compañía realice en El Prat no excede de cinco al día; un número de operaciones muy escaso que no parece cuadrar con la estrategia de lanzamiento diseñada por los propietarios.

Transferencia

Otro factor que puede limitar de forma drástica las posibilidades de la nueva aerolínea para conseguir slots en Barcelona es la prohibición expresa contenida en la legislación comunitaria para que Iberia, Air Nostrum o Iberworld puedan 'transferir' los derechos de vuelo que tienen en El Prat a su nueva compañía participada.

La normativa de la UE afirma que podrán transferirse slots 'entre empresas matrices y filiales y entre filiales de la misma matriz'. æpermil;ste no es el caso de la nueva aerolínea barata, ya que sus cinco accionistas han dejado claro que sus participaciones en el capital son minoritarias. Además, una clave del proyecto es que la explotación de los servicios no puedan ser considerados como extensión o continuación de los que realizan en Iberia, Air Nostrum o Iberworld. La gestión de la empresa va a ser completamente independiente y los derechos de su plantilla no tendrá ningún tipo de conexión con los de las aerolíneas citadas.

Las fuentes citadas han asegurado que el hecho de que la nueva compañía de vuelos baratos todavía no tenga licencia de Aviación Civil para comenzar a operar no le impide hacer una solicitud de derechos de vuelo ante AENA, siempre que tenga todos los papeles en regla el próximo otoño. De hecho, en la anterior oleada de asignación de slots de noviembre de 2004 ya se había personado como parte interesada.

Vueling exige trato igualitario en la asignación de AENA

Vueling, la empresa de bajos costes de capital catalán con dos años de existencia, es la principal amenazada por el nacimiento de la aerolínea barata de Iberia y otros cuatro socios. Ambas van a tener su principal base de operaciones en el aeropuerto de Barcelona. Su consejero delegado, Carlos Muñoz, afirma que 'vamos a estar muy atentos a la asignación de slots que realice AENA en El Prat. La saturación hace que sea difícil conseguir derechos de vuelo en Barcelona, y eso tiene que ser igual para todos los competidores'.