Fondos

Los otros sectoriales

Existen categorías de fondos muy atractivas aparte de las que invierten en oro y petróleo

La carrera alcista protagonizada por el petróleo y el oro, del que hemos visto su más reciente episodio en las últimas semanas, ha llevado a bastantes inversores españoles a dirigir parte de sus ahorros hacia fondos que invierten en compañías que operan en estos sectores. Este no ha sido el único efecto, ya que también ha conducido al inversor que busca los efectos colaterales de estas subidas de precios de materias primas y metales preciosos a dirigir su atención hacia fondos de países o regiones que se benefician de los mismos como Brasil, Rusia, emergentes globales o los famosos fondos BRIC.

La prueba tangible son los datos de suscripciones netas realizadas por los partícipes españoles y europeos en los últimos meses y que, según la información de Lipper, muestran una subida muy importante en los fondos pertenecientes a categorías de renta variable sectorial de recursos naturales o mineras de metales preciosos. Las cantidades en estos dos casos son especialmente destacadas en términos relativos pero en el caso de la categoría Lipper Renta Variable Emergente Global, también lo es términos absolutos, habiéndose colado entre las clasificaciones que más dinero captan entre los inversores europeos, como renta variable europea o monetarios. Ello es especialmente significativo ya que nos estamos refiriendo a una categoría de fondos de muy alto riesgo y un inversor de carácter tradicionalmente conservador como el europeo.

Petróleo y oro han copado también los titulares de los medios financieros y por ello no es de extrañar que la atención hacia otros sectores haya quedado un poco olvidada. Sin embargo, existe un buen número de sectores que en el medio plazo pueden tener comportamientos tan o más interesantes, tanto si el ciclo bursátil alcista se extiende durante bastante más tiempo como si asistimos a una corrección.

Los fondos, como hemos comentado en varias ocasiones, son una de las mejores alternativas posibles para invertir en un sector determinado de una manera diversificada y eficiente. Además, la gama disponible para el inversor de la calle se ha visto ampliada de una manera muy destacada en el último par de años, fundamentalmente gracias a las gestoras internacionales que han registrado sus productos en España.

Uno de los sectores que mejor se ha comportado en lo transcurrido de este año es el de industrias básicas. El índice Lipper correspondiente, que proporciona la rentabilidad media de todos los fondos pertenecientes a esta clasificación, muestra un retorno cercano al 10%. Este sector se encuentra relacionado con las materias primas, en el sentido de que muchas de estas compañías realizan manufacturas que se benefician del aumento de la demanda de las mismas. De este modo, encontramos compañías químicas, de acero o infraestructuras que han visto mejorar sus perspectivas al calor de las necesidades de inversión del sector de materias primas y de muchas economías emergentes.

Destacamos algunos fondos como el M&G Global Basics, con una larguísima y exitosa historia que se remonta a 1977 o el ING Invest European Materials, el más rentable en lo transcurrido del 2006. En la cartera actual de estos fondos también encontramos algunas acciones de empresas involucradas en actividades mineras como Anglo American o Rio Tinto. Entre los fondos de gestoras nacionales cabe mencionar Bancaja Construcción, que como su nombre indica se concentra más en el subsector de la construcción e infraestructuras. Su cartera se encuentra dominada por constructoras europeas y, en particular, españolas, por lo que no sorprende que su rentabilidad de los últimos años y meses sea excelente.

Otro de los sectores más relevantes es el financiero. Se trata de uno de los sectores más favorecidos por la opinión de los gestores de activos profesionales, que lo llevan situando con una clara sobreponderación en sus carteras durante algún tiempo. En principio, en esta fase del ciclo y en un entorno de ligeras y progresivas subidas de tipos de interés, los valores bancarios y otras compañías financieras deben comportarse bien. La realidad de los últimos meses y del último par de años es que las rentabilidades se han situado en la media del sector, aunque las previsiones de incrementos de beneficios y movimientos corporativos le son positivos.

Análisis. Decepción en el sector farmacia

El sector farmacéutico comparte el primer puesto con el tecnológico a la hora de decepcionar a muchos inversores.

La rentabilidad acumulada media, de los cerca de 40 fondos registrados a la venta en España, en los tres últimos años se sitúa en un magro 18,7%.

En lo transcurrido del año, a pesar de la subida de las Bolsas, la mayoría de estos fondos presenta pérdidas.

Las previsiones de negocio, a pesar de algunas tendencias sociales que le favorecen, siguen sin estar claras.