'Tipos'

Trichet deja los tipos de interés en el 2,5%, pero abre la vía a una subida en junio

'Si nuestro escenario se confirma, está garantizado que seguiremos retirando la acomodación monetaria'. Con estas palabras, el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, abrió ayer la puerta a una próxima subida de tipos de interés tan pronto como en junio. El 'escenario' que baraja hasta ahora el BCE, que será revisado el mes que viene, contempla un crecimiento del PIB para los Doce del 2,1% (siete décimas más que el año pasado), y una inflación del 2,2%.

La reunión mensual del Consejo de Gobierno del BCE, celebrada en Fráncfort, dejó los tipos de referencia en la zona euro en el 2,5%, pero la rueda de prensa posterior de Trichet sirvió para enviar señales inequívocas. De hecho, cuando se le preguntó por una posible subida en junio, afirmó que mercados y analistas 'siempre me han entendido' en sus expectativas. Esta afirmación contrasta, no obstante, con la que hiciera tras la reunión de abril, cuando descartó una subida inmediata y aseguró que los mercados habían malinterpretado las señales.

Sea como fuere, la mejora de la salud de las economías de la eurozona es un hecho cada vez menos contestable, al tiempo que la escalada del petróleo sigue echando leña al fuego de las presiones inflacionistas. Los precios de consumo subieron el mes pasado un 2,4% interanual, muy por encima del umbral del 2% que el BCE define como 'estabilidad de precios'.

Dado que la misión principal del organismo emisor es garantizar dicha estabilidad, Trichet volvió ayer a hablar de 'fuerte vigilancia' para 'asegurar que los riesgos a la estabilidad de precios a medio plazo no se materialicen'. En otras palabras: los tipos de intervención a los que presta el BCE seguirán subiendo en los próximos meses, en una senda que se inició en diciembre. Desde entonces, el precio del dinero ha pasado del 2%, donde llevaba instalado tres años, hasta el 2,5%. Los mercados descuentan nuevas subidas hasta cerrar 2006 en el entorno del 3,25%, siguiendo una política monetaria calificada por los analistas como más neutral: los futuros a tres meses contratados en diciembre, que habitualmente introducen una prima de unos 15 puntos básicos sobre el tipo de intervención, se pagan al 3,53%.