CincoSentidos

El nuevo S80 de Volvo cambia más por dentro que por fuera

Aunque la imagen del nuevo S80 incide en los rasgos de la anterior edición, un rápido vistazo refleja que se trata de un coche completamente nuevo, con más planta y clase. Mide, como el anterior, 4,85 metros de largo, pero es más ancho y alto. Además, salvo algún motor, no utiliza ni un solo componente de su antecesor. Por otra parte, se trata de un modelo mejor aislado, con material fonoabsorbente de mayor grosor y eficacia, y vidrios laterales de cinco milímetros de grosor.

Además, desde un punto de vista técnico se sitúa verdaderamente a la última, pues además del exigente paquete de seguridad que incluye diez airbags, control de estabilidad o reposacabezas activos, disfruta de novedades de sumo interés. Entre ellas, cabe resaltar los vidrios laterales que repelen el agua de la lluvia para mantener la visibilidad bajo aguaceros; un dispositivo que alerta, de forma acústica y visual, de la presencia de vehículos en la zona muerta de visión de los retrovisores a la hora de cambiar de carril (mecanismo BLIS); faros de xenón dobles con función de apoyo en curva o freno de estacionamiento automático que se conecta al quitar el arranque.

Pero además de la seguridad, el lujo está presente con opciones adicionales para el equipo de sonido, incluso con amplificadores Alpine o Bang & Olufsen y Dolby Pro Logic II Sorround, mando a distancia para abrir el coche, conectar la alarma y alertar de presencia humana en el interior del vehículo mediante un pulsómetro.

El coche ofrece sistemas de navegación o telefonía integrada

Por descontado, se puede contar con sistemas de navegación, telefonía integrada e infoentretenimiento, éste para las plazas traseras, con lector DVD, pantallas de siete pulgadas situadas en los reposacabezas, tomas extra para videoconsolas o cámaras de vídeo. El S80 ha ganado muchos enteros en calidad, tanto por ajustes como por ergonomía general y, sobre todo, materiales aplicados: plásticos acolchados más agradables a la vista y al tacto, cuero de primera y apliques de diversas maderas.

Mecánicamente, se sirve de motores transversales -más seguros en caso de impacto frontal- de gasolina y gasóleo. La versión cumbre de los primeros será un moderno V8 desarrollado junto a Yamaha y estrenado por el todocamino XC90. Rinde 315 CV, se liga a un cambio automático y se asocia a la tracción total.

Le sigue una inédita versión de seis cilindros y 238 CV, íntegramente fabricada en aluminio, así como un cinco cilindros turbo de 2,4 litros y 200 CV. Como alternativas animadas por gasóleo -al igual que las anteriores, y salvo el V8, de tracción delantera-, una de 163 CV y otra de 185 CV, en ambos casos de cinco cilindros a las que se sumarán opciones de mayor rango y potencia: se habla de un V8 de 275 CV.

El S80 luce una forma excelente para batirse con la remozada Clase E de Mercedes ahora con mayor equipo de seguridad, la Serie 5 de BMW o el Audi A6, todos ellos disponibles en carrocería familiar, no prevista para el Volvo. Además, sus características le permiten acariciar el segmento superior en el que militan coches como el Audi A8.