Estatuto andaluz

Andalucía blinda su dinero sin el concurso del PP

El Estatuto andaluz, que hoy se aprobará sin el consenso del Partido Popular en el Parlamento autonómico, blinda la financiación de esta comunidad con el mismo criterio de bilateralidad que el catalán, aunque a través de referencias distintas. Mientras este último liga las inversiones estatales en infraestructuras a la aportación de Cataluña al PIB, el andaluz reclama que estas inversiones del Estado sean, como mínimo, equivalentes al peso de la población (18%), además de mantener la exigencia de la deuda histórica. En todo caso, consta que sea una comisión bilateral entre el Estado y Andalucía la que evalúe periódicamente la evolución de las finanzas, aunque se acepta también el marco multilateral que descansa en el Consejo de Política Fiscal.

El texto consagra, pues, la bilateralidad de las relaciones entre Andalucía y el Estado a través de comisiones mixtas en campos como la financiación, proyectos de ley o programación económica de los sectores que son estratégicos para la comunidad. También consagra la participación de la comunidad en decisiones o instituciones como el Tribunal Constitucional o el Consejo del Poder Judicial. De la misma forma, Andalucía aspira a tener voz en la decisiones de la UE y en el reparto de sus fondos.

El Estatuto llegará al Congreso homologado en competencias con el catalán para mantener el estatus que logró arrancar Andalucía hace 25 años en calidad de nacionalidad histórica. El texto recurre al artículo 150.2 de la Constitución para reclamar competencias como puertos y aeropuertos, el servicio meteorológico, tráfico y seguridad vial, la cuenca del Guadalquivir o museos archivos y bibliotecas ubicados en la comunidad. En competencias, el texto se iguala a Cataluña y 'blinda' las autonómicas para evitar su invasión por parte del Estado.

Aunque los contactos se mantienen, todo apunta a que hoy el Estatuto tendrá sólo el apoyo de PSOE e IU. El PA exige el término nación y el PP pide menos autogobierno y que se elimine la alusión a 'realidad nacional'.

Andalucía no incluirá el término nación en el articulado de su nuevo Estatuto, pero aspira a mejorar su financiación y a tener las mismas competencias y nivel de autogobierno que Cataluña. Hoy martes, el nuevo Estatuto saldrá del Parlamento autonómico rumbo a las Cortes, donde grupos como Convergencia i Unió ya le han prometido su apoyo.

Pinza entre PP y PA

El texto de la reforma andaluza quedó aprobado en comisión parlamentaria por la mayoría cualificada que suman PSOE e IU. Populares y andalucistas dijeron no a todo el articulado, aunque su principal objeción se deriva de la mención de Andalucía como 'realidad nacional' en el Preámbulo del Estatuto.

El PP, que también discute el nivel máximo de competencias que pretende obtener la comunidad, entiende que este concepto pone en cuestión la unidad de España, mientras que el PA lo ve insuficiente y considera irrenunciable la inclusión del término nación, igual que Cataluña. En el texto, sin embargo, se mantiene la definición de 'nacionalidad histórica'.

La reforma será sometida a referéndum en 2007

¦bull; Definición. Una vez aprobado por Las Cortes, el nuevo Estatuto será sometido a referéndum el año que viene. En el texto, Andalucía queda definida también como nacionalidad histórica, la misma que ya consiguió la comunidad en el anterior Estatuto al equiparar en 1980, contra todo pronóstico y gracias a una gran movilización popular, su nivel de autonomía a Cataluña, País Vasco y Galicia. El PSOE, que está dispuesto a consagrar expresamente en el articulado una alusión a la unidad de la nación española como le pide el PP, incluyó la frase 'realidad nacional' sólo en el Preámbulo en un intento frustrado por hacerse con el apoyo de los andalucistas. Además, utilizó esta expresión propuesta por el ex ministro de UCD Manuel Clavero Arévalo con la idea de que también los populares dieran su consentimiento.

¦bull; Veto del PP. El PSOE considera que el PP andaluz de Javier Arenas no apoyará el Estatuto aunque se elimine la expresión de nacionalidad histórica, ya que la estrategia nacional diseñada por Mariano Rajoy impide que los populares den su respaldo a las reformas estatutarias. Los populares, por su parte, creen que los socialistas le hacen el juego a los nacionalistas por copiar sus reivindicaciones.

¦bull; Poder judicial. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) será la 'última instancia' judicial de la comunidad.

¦bull; Derechos sociales. Frente a los 75 artículos del Estatuto en vigor, el nuevo texto tiene 250 e incorpora un nuevo capítulo, el de los derechos sociales, como la muerte digna y la libertad sexual. Este capítulo ha sido reivindicado por IU como una de sus aportaciones.

¿Se mantendrá realidad nacional en el texto?

El PSOE andaluz está dispuesto a mantener la polémica expresión 'realidad nacional', que también ha sido apoyada por IU, a pesar de que el PP insiste en que se sumaría al texto si la eliminara. Por un lado, los socialistas temen que IU, que exigía nación y se ha conformado con realidad nacional, se replantee su respaldo y se ponga en peligro el nuevo Estatuto. Pero lo que ha dado más ánimos al partido de Manuel Chaves ha sido la campaña nacional que ha cuestionando desde distintos ámbitos el derecho de Andalucía a denominarse 'nacionalidad histórica' o 'realidad nacional' y alcanzar el mismo nivel que Cataluña. Esta ofensiva ha atrincherado al PSOE andaluz.