'Telecos'

La CE insiste en su crítica por el traslado de la CMT a Barcelona

La comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, reiteró ayer que 'la pérdida significativa de personal sufrida por la CMT Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones constituye un motivo de preocupación, con independencia de sus causas'. Reding expresa su renovada inquietud en una respuesta por escrito al parlamentario europeo Ignasi Guardans, de Convergència Democràtica de Catalunya, que había interrogado a la comisaria sobre 'la supuesta oposición de la Comisión Europea al traslado de la CMT de Madrid a Barcelona'.

Reding reconoce que la decisión de trasladar un organismo es 'competencia exclusiva del Estado miembro en cuestión'. Pero advierte que 'el funcionamiento adecuado de las autoridades nacionales reguladoras es crucial para la correcta aplicación del marco regulador'.

En este sentido, Reding asegura que su informe anual sobre el sector de las telecomunicaciones se limita a hacerse eco de las quejas de los operadores 'por la inseguridad jurídica que se deriva del traslado, así como de su posible impacto en la eficacia del trabajo de la CMT'. En España, sin embargo, ninguna compañía telefónica se ha quejado por el traslado.

TELEFÓNICA 3,70 -0,31%

Guardans había lamentado en su pregunta 'la escasa seriedad y rigor de estas afirmaciones' y sondeaba a la comisaria sobre la posibilidad de retractarse y tomar medidas 'para reforzar la confianza de los operadores en la profesionalidad de la competencia de los trabajadores de la CMT'.

Todo lo contrario. Viviane Reding se reafirma en su impresión de que la labor de la CMT deja mucho que desear, aunque su propia relación de acontecimientos parece revelar que las deficiencias serían previas al cambio de sede.

'Los tres primeros (...) análisis de mercado no se notificaron a la Comisión hasta finales de septiembre de 2005, ', se queja Reding. 'Es decir, más de tres años después de la entrada en vigor del marco regulador comunitario'. El traslado a la capital condal tuvo lugar en diciembre de 2005, por lo que el retraso heredado podría superar los dos años.

Más control del regulador sobre Telefónica

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) será la nueva encargada de fijar los precios del denominado conjunto mínimo de líneas alquiladas de Telefónica, un mercado que afecta principalmente a las empresas y que hasta ahora estaba regulado por el Ministerio de Economía.

Después de analizar este segmento de las telecomunicaciones, que consiste en conexiones permanentes entre dos puntos de la red para el envío de información -por ejemplo, entre dos sedes de una compañía-, la CMT ha decidido que no está en condiciones de ser liberalizado, por la posición de dominio que ejerce en él Telefónica. Por ello, la CMT fijará los precios y vigilará al ex monopolio.