José Marea

'Si los tipos suben tres o cuatro puntos pinchará la 'burbuja'

Barea explica cómo la elevada inflación y el precio del crudo podrían impulsar subidas de interés que incidirían en el sector inmobiliario

Lección magistral del profesor Barea. Por qué y cómo la escalada del precio del petróleo unido a la elevada inflación pueden incidir muy negativamente en el sector inmobiliario y de la construcción español. 'Y España sufrirá más que los países europeos un elevado precio del petróleo', explica 'porque el sistema de producción español emplea más recursos energéticos que otros sistemas europeos, ya sea por ineficacia o porque las empresas españolas han decidido especializarse de forma que necesitan más petróleo que otras para producir', dice.

José Barea (Málaga, 1923), catedrático emérito de la Universidad Autónoma de Madrid, columnista de este diario, se mantiene alerta ante los factores que pueden incidir negativamente en la economía española. Ha ocupado varios puestos públicos; con UCD, dirigió la Oficina Presupuestaria durante el primer Gobierno de José María Aznar y durante más de medio siglo la independencia de sus opiniones no se han visto puestas en duda. En la actualidad, el elevado precio del petróleo y la dependencia de la economía española del sector inmobiliario le inquietan. 'Si los tipos de interés suben tres o cuatro puntos se pinchará la burbuja inmobiliaria' afirma. El Banco Central Europeo subió los tipos de interés un cuarto de punto, hasta el 2,5%, en marzo y se prevé que haya una nueva subida el mes próximo.

Barea ha sido uno de los economistas que más claro han dicho que sí, que existe burbuja inmobiliaria. 'La burbuja se ha sostenido hasta ahora por un crecimiento fuerte de la demanda interna (1,8 puntos por encima del PIB); no hay competencia en el sector inmobiliario español, los pisos se compran y venden en España. El crecimiento del empleo y la ausencia de mercado de alquiler también sostienen que los precios de las viviendas suban tanto año tras año'. Además, 'desde que hemos ingresado en la UE han existido bajos tipos de interés, y con una inflación sostenida la gente ha podido comprar casas; también la entrada de inmigrantes y la compra de europeos de pisos en la costa española ha mantenido fuerte el sector inmobiliario y de la construcción', explica.

'Deberíamos cambiar nuestro modelo de desarrollo, tarea a largo plazo'

Pero esto podría estar a punto de cambiar. 'La burbuja se mantendrá hasta que cambien los tipos de interés; en mi opinión esto ya ha empezado, que crezcan medio punto no es nada, pero con la inflación que vamos a tener y la subida del precio del petróleo los tipos subirán' estima.

'Al subir los tipos de interés las familias se verán cogidas en una espiral complicada si esta subida es de tres o cuatro puntos, esto conllevará una caída de los precios de la vivienda: la burbuja se romperá'.

El pinchazo de la burbuja extenderá sobre toda la economía española efectos negativos: 'Disminuirá el consumo de las familias, que restringirán sus gastos antes que dejar de pagar la hipoteca y esto alentará un crecimiento del desempleo' opina. 'Es decir, estamos en una situación verdaderamente difícil'.

Barea subraya la incidencia mayor que el precio del petróleo tiene sobre la economía española en comparación con la del resto de la UE: 'Consumimos potencialmente por unidad de producto fabricado más petróleo y tenemos una inflación muy alta, que depende de los precios del crudo. Además tenemos la construcción, que depende de tipos de interés bajos, y con la inflación subirán los tipos'. El barril Brent, de referencia en Europa, llegó a tocar ayer por la mañana los 72,20 dólares en el mercado de futuros de Londres, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) alcanzó los 70,88 dólares, por encima del anterior máximo histórico.

En el caso de que los tipos de interés llegaran a subir más de tres puntos se produciría un proceso inverso al que España ha vivido en los últimos años: caería la demanda interna, subiría el desempleo y bajarían los precios de las viviendas.

Lo único que puede hacerse, lo que debía haberse hecho es 'cambiar nuestro modelo de desarrollo, pero esto es una tarea a muy largo plazo, con mayor inversión en investigación, una mejor formación de las personas, ir a sectores productivos competitivos en el exterior...' indica Barea. Sin embargo 'seguimos con el mismo modelo que cuando entramos en la Unión Monetaria Europea, no hemos sabido responder al crecimiento de la demanda interna', lamenta.

Solución: urbanizar todo el suelo

El elevado precio que ha alcanzado la vivienda en España surge, en opinión de José Barea, del precio del suelo 'que es un instrumento de los Ayuntamientos para autofinanciarse', dice. 'Debería haberse aprobado una ley que dijera que no es urbanizable lo que digan los Ayuntamientos, sino al revés: que todo el suelo sea urbanizable menos el que el Ayuntamiento se reserva para cuestiones culturales, recreativas, parques, escuelas, etcétera'.

De esta forma 'el precio sería inferior a la mitad de lo que es hoy', estima. El precio de la vivienda en España ha subido en los últimos años por encima del 10% y del 15%; para este año la mayoría de los expertos prevén una subida en torno al 10% o inferior.