5d. Derivados

Estrategias para proteger las plusvalías logradas

Cada día es mayor el interés de los inversores por realizar un seguimiento exhaustivo de sus carteras de valores, pero en ocasiones como en períodos de vacaciones, no siempre es posible estar encima del mercado. Los derivados constituyen una herramienta de gran utilidad cuando se quieren evitar sobresaltos en caso de caídas importantes en los mercados de renta variable. Las maneras de cubrir el riesgo de las posiciones de un inversor son diversas pero el grado de aversión al riesgo y el nivel de diversificación de esa cartera determinará qué tipo de cobertura será más eficiente utilizar.

A los inversores con carteras poco diversificadas les resultará más sencillo comprar opciones put sobre los subyacentes que posean. Comprar una put es como un seguro de accidentes. Se paga una prima por el derecho a poder vender el activo subyacente a un determinado precio (el precio de ejercicio de esa opción), de manera que si ese activo cae por debajo del precio de ejercicio el inversor venderá al precio pactado mediante la put evitando así las minusvalías que hubiera sufrido si no hubiera realizado la cobertura.

La prima que se paga por estas opciones puede ser elevada en los casos en los que el vencimiento de la misma está lejos ya que el valor temporal supone una parte importante del total. Habrá que valorar, por tanto, si el coste de adquirir ese seguro es razonable con respecto al riesgo de caída del mercado durante el tiempo en el se quiera estar cubierto.

Sin embargo, un inversor que posea una cartera de un tamaño suficiente como para tener un alto grado de diversificación podrá utilizar puts sobre el Ibex 35 ya que la correlación de su cartera con respecto al índice será muy alta (el comportamiento de su cartera será muy parecido al del Ibex 35) y el coste será mucho menor al comprar puts sobre solamente un subyacente (Ibex 35) en vez de comprar puts sobre cada valor que posea ya que el precio que pagaría en comisiones se multiplicaría.

Realizar una cobertura no significa neutralizar la posición al 100%; se pueden tomar posiciones de coberturas parciales de forma que se cubra la cartera del inversor en un porcentaje reduciendo la exposición a renta variable pero sin renunciar a obtener plusvalías si el mercado sigue alcista. En el caso de que una cartera esté conformada sólo por tres valores se podrá analizar cúal o cúales de ellos tienen mayor riesgo de caídas porque hayan tenido revalorizaciones importantes en las últimas sesiones o porque se acerquen al precio de sus valoraciones fundamentales y su recorrido alcista pueda ser menor. Será más eficiente comprar puts sobre aquellos valores que pudieran estar más caros y no sobre valores que se encuentren en zonas de soporte o que puedan contar con un potencial alcista mayor.

Las Bolsas están dando muchas alegrías a los accionistas con fuertes revalorizaciones en los últimos meses (el Ibex ha ganado cerca de un 11% desde enero) pero los inversores deben recordar que en la renta variable siempre existen altibajos y los mercados ofrecen los instrumentos necesarios para maximizar en todo momento el beneficio intentando que el riesgo sea lo más bajo posible.