CincoSentidos

Memorias y cicatrices de Alfonso Guerra

Comienza este segundo libro de las memorias de Alfonso Guerra, ex vicepresidente del Gobierno español y unos de los indiscutibles líderes del PSOE desde el inicio de la transición, cuando su partido gana las elecciones en 1982. Y Dejando atrás los vientos (Ed. Planeta) concluye en 1991 con su salida del Ejecutivo. Esa década, tan clave en la historia moderna de España y tan llena de acontecimientos, emerge de la pluma de Guerra con la fuerza de quien la ha vivido en primera línea, aunque muchas de sus páginas reflejan su escasa capacidad para desprenderse de una visión muy personalizada de unos hechos que trascendían a sus protagonistas.

En la parte primera de este libro se refleja más su dimensión utópica, y la de sus compañeros, entre ellos, el ex presidente Felipe González. La de unos jóvenes socialistas que se enfrentaron a su llegada al poder a una ingente labor de transformar un país anquilosado, anclado en una fuerte crisis. Pero si Guerra al escribir sus memorias asume con orgullo su participación en ese reto, no se muestra igual respecto a otros acontecimientos.

Sus críticas hacia las difíciles relaciones del Ejecutivo y UGT, o a algunos aspectos de la política económica y a los ministros que en esos años la dirigieron, como Miguel Boyer y Carlos Solchaga, parecen provenir de una persona que no compartió con ellos la mesa del consejo de ministros. Y la tendencia a no olvidar los detalles referidos a él se reflejan cuando relata sus casi siempre malas relaciones con la prensa. En la presentación del libro, afirmó que era 'una verdad irrefutable, que no tiene intención de herir a nadie'.