William Drake

'La libertad en internet se está erosionando'

Este profesor, que ya luchó contra la guerra de Vietnam, ha hecho de la protección de las libertades en internet su nueva causa. Drake hace un llamamiento a los ciudadanos para que presionen ante los intentos de gobiernos y multinacionales por controlar la red

Drake es un conocido activista en la lucha por la defensa de las libertades fundamentales relacionadas con las nuevas tecnologías. Desde hace años preside la organización Computer Professionals For Social Responsability, una ONG creada por científicos que se negaron a colaborar con el Gobierno de Reagan para crear el famoso cordón antimisiles bautizado como Star Wars. En los últimos tres años, Drake ha centrado sus esfuerzos en convencer a Naciones Unidas para crear una comisión permanente dedicada al gobierno de internet, que pretende lograr unas normas internacionales que regulen todo tipo de cuestiones desde los derechos de autor, la privacidad de los usuarios o la censura.

¿Es posible crear normas internacionales para internet?

'Cisco ha modificado todos sus 'routers' para facilitar la censura en China'

Internet tiene muchas reglas. El usuario se conecta y no piensa en lo que pasa detrás, pero para que internet funcione hay un montón de organizaciones que colaboran y comparten comentarios y estándares desde el punto de vista técnico, pero además hay un montón de reglas y de políticas sobre cómo puede utilizarse internet en todo el mundo. Hay políticas internacionales y locales. Pero el gobierno de internet incluye las reglas privadas y voluntarias, establecidas por los distintos jugadores para solucionar diferentes cuestiones y saber cómo afrontar los problemas. Además, hay más políticas internacionales aplicadas a internet de lo que se puede imaginar. Hay reglas que dicen qué es lo que se puede hacer en internet o cómo se deben realizar las transacciones.

¿Cuáles son las políticas que están creando más polémica?

Se están estableciendo muchas normas que afectan a lo que podemos hacer o dejar de hacer en internet. Y va a haber más en el futuro. El peligro es que los gobiernos y las multinacionales establezcan normas que van en contra del bien común y los derechos humanos, ya que tienen la capacidad de promocionar medidas que supongan la concentración de poder para las empresas y demasiados sistemas de control de los gobiernos. Y la libertad con la que usamos internet se está erosionando. Pero hay un riesgo adicional cuando las multinacionales fallan y los gobiernos no son capaces de ponerse de acuerdo para colaborar pues se adoptan leyes locales que no tienen nada que ver con las de otros países y nunca se sabe lo que es legal o ilegal en cada sitio. Es muy complejo establecer qué ley es la que tiene más poder y se crean muchos conflictos.

¿Aboga entonces por una ley internacional?

r. Por un lado, hay gobiernos que quieren el control, como China, Arabia Saudí o Irán, que imponen sus normas, filtran las comunicaciones y que censuran para hacer callar cualquier voz que ponga en duda su autoridad. Luego, está el riesgo de que haya normas negociadas a nivel internacional, que se presenten como una alternativa a las normas locales, pero que sean malas. Por eso hay que presionar para que se hagan políticas equilibradas.

¿Qué puede hacer una compañía que llega a un país donde hay una libertad limitada?

En internet, el sector privado juega un rol muy importante, pero no sigue las mismas normas que los gobiernos a los que vigila un Parlamento. Realmente, hemos privatizado la responsabilidad en algunas decisiones muy importantes. Las empresas dicen que deben respetar las leyes del país donde operan y la única forma que puedes manejar estas cuestiones son con unas reglas internacionales. Yahoo ha propuesto en el congreso de EE UU un código de conducta para todas las empresas de internet en China. Ellos tuvieron una experiencia muy mala al dar una información sobre un periodista que acabó en la cárcel. Si todas las compañías se amparan en un código internacional tendrán un argumento para no ceder frente a estos gobiernos.

¿Es más fácil decir que no a EE UU que a China?

China es un mercado en expansión donde todos los portales quieren estar, aunque tenga un gobierno horroroso. Google por lo menos ha decidido censurar pero dice claramente a sus usuarios que está bloqueando ciertas web. En otros países no dejan que los usuarios sepan que les están limitando la información. Mucho peor es la colaboración de Cisco pues todos sus routers han sido modificados para que el gobierno chino pueda censurar, filtrar y bloquear, pero no han sido criticados como Google o Yahoo. Tenemos que trabajar con las corporaciones y hacerles buenos ciudadanos.

¿Qué opina del proyecto de crear diferentes niveles de servicio en la red?

En EE UU hay muchas telecos que quieren crear servicios en los que si pagas te garantizan una calidad determinada para enviar vídeo o para transacciones de negocio, pues darán preferencia a esta señal. Esto no suena mal porque las empresas necesitan incentivos para seguir invirtiendo en infraestructuras, pero el problema es que esto puede erosionar el tráfico para todos los demás y creemos que es bueno conservar la neutralidad de la red. Esto no es un tema sólo de EE UU, como se piensan algunos. Todos los operadores, incluido Telefónica, están involucrados en crear las nuevas redes IP. La naturaleza de internet puede cambiar para siempre y por eso es bueno que empecemos a pedir unas garantías para que el servicio público no se resienta.

'Bush viola las leyes de EE UU porque la gente está asustada y lo permite'

Una de las tendencias que más preocupa a Drake es el retroceso en términos de privacidad que se han dado en los últimos tiempos con la justificación de proteger al ciudadano en la lucha contra el terrorismo. Este profesor, que visita España invitado por la Fundación Telefónica, cita la directiva europea que obliga a la conservación de datos de los usuarios de los servicios de telecomunicaciones como uno de los ejemplos de las múltiples iniciativas 'auspiciadas por EE UU para dar a los gobiernos más libertad para monitorizar las comunicaciones para saber quién y para qué se usa internet'. También habla de un organismo internacional de telecomunicaciones donde trabajan el FBI con 40 agencias de inteligencia 'muy en silencio, nadie sabe lo que hacen' para que los fabricantes de equipos incluyan en los routers puertas de atrás para facilitar la vigilancia.

Drake se muestra especialmente crítico con la administración Bush: 'Al hacer un seguimiento del correo electrónico, el presidente de EE UU está violando nuestras propias leyes sin consecuencias porque todo el mundo está asustado y se lo permite. Esto invita a Gran Bretaña, España o Francia a querer tener estos controles. Se necesita toda una serie de garantías legales que vigilen que se está siguiendo el proceso legal correcto para intervenir las comunicaciones. Estamos viviendo un gran riesgo'.