Automoción

El Tribunal de la UE confirma una multa de 35,5 millones de euros a General Motors

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirmó ayer la multa de 35,5 millones de euros impuesta por la Comisión Europea (CE) a Opel Holanda por obstaculizar las exportaciones de vehículos destinados a consumidores de otros Estados miembros. Los jueces desestimaron el recurso de casación de Opel Holanda por considerar que todos los motivos invocados carecían de fundamento.

La CE analizó el caso de Opel Holanda a raíz de las denuncias de consumidores que deseaban comprar coches en ese país y confirmó que el fabricante llevó a cabo una estrategia destinada a limitar a los concesionarios las ventas de coches a clientes extranjeros, como comunicar a los concesionarios que debían vender los coches dentro de Holanda. Además, desde octubre de 1996 a enero de 1998, rechazó el pago de comisiones a los concesionarios que vendían vehículos a clientes del extranjero.

Por otra parte, unos 6.000 empleados del fabricante automovilístico Opel secundaron ayer la huelga en su sede central para manifestarse contra un posible cierre de fábricas y la postura de la patronal en la negociación del convenio colectivo del metal.