Turismo

Los hoteles de Europa reducen precios un 8% por los vuelos baratos

Los hoteles de las principales ciudades europeas se han visto arrastrados por la tendencia del mercado de reducir precios, según un estudio elaborado por Hoteles.com, portal del grupo Expedia.com, a 20.000 establecimientos del mundo .

Uno de los elementos que más han cambiado esta situación de los hoteles que venden sus reservas por Internet ha sido la eclosión de aerolíneas de bajo coste y su tendencia a ofrecer tarifas reducidas en los viajes.

El citado análisis revela que las ciudades europeas donde operan un mayor número de aerolíneas low cost, los precios de sus hoteles se han reducido considerablemente. La media de esta reducción fue del 8% en el último trimestre de 2005, frente al mismo periodo del año anterior.

En Barcelona, las tarifas retrocedieron un 14% en 2005, hasta los 106 euros por noche y habitación, mientras que en Londres, y en Múnich, las tarifas de los establecimientos disminuyeron un 12% (hasta 113 euros y 101 euros, respectivamente). Los hoteles de Ámsterdam disminuyeron sus tarifas un 8% hasta 119 euros.

'Los destinos más afectados por estas caídas han sido precisamente los vacacionales, más sensibles a los precios que los de negocios', explica el director de marketing de la compañía de hoteles por internet, Patrik Oqvist. Por el contrario, en los lugares más relacionados con el turismo de negocios como Madrid la caída fue menor, de un 4% (97 euros).

La ciudad de Nueva York lideró en 2005 la clasificación de los precios más altos del mundo, donde el precio medio de un hotel es de 223 euros la noche. También fue el que registró el crecimiento más alto, un 13%, seguido de Dubai con 210 euros, y un crecimiento del 10% en el último trimestre.

El gasto de los españoles en los hoteles fue un 5,6% menor al del resto de los europeos, según Oqvist (105 euros frente a 111 euros). No obstante, los españoles son los mejores buscadores de la red ya que son los europeos más pernoctan en hoteles de cinco estrellas y al mejor precio, señala Oqvist.