Sanción

La Bolsa de Tokio multa a Mizuho

El intermediario paga por el error que cometió con la venta de acciones de J-Com

La casa de valores Mizuho Securities fue multada ayer por la Bolsa de Tokio con 10 millones de yenes (unos 69.400 euros) por una orden errónea de 2.400 millones de euros que sacudió la Bolsa nipona el pasado mes de diciembre. La sanción obedece a que no dio suficiente información a sus empleados para hacer frente al fallo.

La compañía recibió la petición de vender una acción de la empresa de servicios auxiliares de telecomunicaciones J-Com por unos 610.000 yenes. El problema llegó cuando empleado de la transacción envió el pedido a la Bolsa de Tokio para vender 610.000 acciones, una operación valorada en 2.400 millones de euros. La venta superaba en más de 40 veces la existencia de acciones de J-Com, unos 14.500 títulos y, como resultado de la confusión, el Nikkei sufrió una caída del 1,95%.

El error representó para Mizuho Securities una pérdida de 27.000 millones de yenes (unos 186 millones de euros) aunque parte del fallo se atribuyó al propio sistema de la Bolsa de Tokio que no aceptó en su momento la cancelación del pedido equivocado.

El entonces presidente de la Bolsa de Tokio, Takuo Tsurushima, anunció el 20 de diciembre su dimisión junto a la de otros dos ejecutivos por esta transacción y por otros fallos informáticos ocurridos a finales de 2005.