Finanzas

Ángel Ron asume la presidencia única del Popular

Ángel Ron asumirá hoy la presidencia en solitario del Banco Popular, tras la renuncia de Javier Valls a todos sus cargos en la entidad. El cambio en la cúpula del tercer banco español venía gestándose desde hace un año y medio, cuando el fallecido Luis Valls decidió zanjar los rumores sobre su sucesión y dar paso a un cambio generacional.

Ha sido un relevo ordenado, ideado por el propio Luis Valls, que con su retirada de la presidencia ejecutiva del Popular quiso terminar de golpe con la incertidumbre que existía sobre su sucesión. Cuando todavía no se ha cumplido un mes desde su fallecimiento (murió en Madrid el pasado 25 de febrero, a los 79 años de edad), la entidad ha decidido cerrar lo antes posible el proceso de sustitución de su cúpula y materializar el previsto relevo generacional.

El proceso culmina con la renuncia de Javier Valls, de 75 años, a todos sus cargos ejecutivos en el Popular, decisión que será aprobada hoy en un consejo extraordinario. Ángel Ron, de 43 años, asumirá la presidencia única, así como la presidencia del máximo órgano de gobierno.

Los hermanos Javier y Luis Valls habían compartido la presidencia del tercer banco español entre 1989 y octubre de 2004. En esta fecha, Luis Valls cedió el testigo a Ángel Ron, que se convertía así en el banquero más joven de toda España.

Desde entonces, Ron ha insistido en su defensa a ultranza del modelo de negocio del Popular, basado en el 'crecimiento rentable' y en su independencia.

Al igual que su predecesor, Ron siempre ha mostrado un total rechazo a entrar en una carrera por el tamaño a través de adquisiciones, fórmula por la que han optado la mayoría de las grandes entidades financieras para mantener su posición.

'Se ha planteado en numerosas ocasiones si la sucesión en la presidencia del Popular provocaría cambios en el modelo de gestión. Más allá de lo que supone el cambio de personas, existe una absoluta identidad de criterios entre el equipo de gestión del banco y el consejo', afirmó Ron tras asumir las riendas del banco hace un año y medio. Un mensaje que el ejecutivo no se ha cansado de repetir cada vez que los rumores sobre la posible venta del banco han saltado al mercado.

Para completar el proceso del relevo, Ron fue designado por unanimidad a principios de este mes como presidente de la junta de accionistas de la entidad en sustitución de Luis Valls.

Fuentes próximas al banco aseguran que estos cambios eran 'algo esperado' y estaban perfectamente planificados desde hace tiempo, aunque reconocen que han podido acelerarse con el fallecimiento de Luis Valls, considerado el auténtico alma máter de la entidad.

Estas mismas fuentes consideran que la salida del último representante de la familia Valls Taberner del Banco Popular no supondrá en absoluto un cambio en la estrategia de la entidad, que ayer volvió a ser objeto de especulaciones sobre su posible venta y el interés que puede haber despertado en algún grupo bancario extranjero.

Banco Popular cuenta con un fuerte núcleo duro de accionistas, que tendrá bastante que decir sobre su futuro. La sindicatura de accionistas controla un 10% del capital, seguida por la aseguradora alemana Allianz, con un 9,37%, y el empresario portugués Américo Amorim, que ostenta una participación del 6.159% en el capital.

Una carrera brillante

Ángel Ron aterrizó en el Popular en 1984. Licenciado enDerecho y natural de Santiago de Compostela, ha roto moldes en el sector bancario y puede presumir de contar con una de las carreras más meteóricas. Tras pasar por diversos puestos en el banco, en 1998 fue director de la red comercial y poco después director general. El salto llegó con la marcha de Fulgencio García Cuéllar, al que sustituyó en 2002 como consejero delegado.