Brasil

Brasil termina con los bonos Brady y acaba con el fantasma de la moratoria

El próximo 15 de abril Brasil recomprará los últimos bonos Brady que quedan en el mercado y pasará página de una época marcada por la suspensión de pagos, la inflación alta y el bajo crecimiento. 'A partir de ahora no tendremos más el estigma de una deuda que no fue pagada. Es el fin de una era', dice José Antonio Gragnani, secretario adjunto del Tesoro Nacional de Brasil. Los Bonos Brady surgieron en los noventa para reestructurar la deuda que varios países emergentes, muchos latinoamericanos, habían dejado sin pagar en la crisis de los años ochenta.

Brasil sigue así a México, que ya eliminó sus bonos Brady, y antecede a Venezuela, que también ha anunciado que recomprará los bradies que quedan en el mercado, confirmando la tendencia de la región de sanear su deuda.

Los países aprovechan una coyuntura de mucha liquidez internacional y buenos indicadores económicos para saldar las cuentas. 'Es un momento favorable y tenemos que aprovecharlo para hacer los deberes en casa y mejorar la deuda, ampliando el plazo y eliminando distorsiones', explica Gragnani. La liquidación de los bradies sigue al pago anticipado el pasado diciembre de los 15.500 millones de dólares de la deuda que Brasil tenía con el Fondo Monetario Internacional.

Para cancelar los bradies el Brasil desembolsará 6.640 millones de dólares por una deuda que vencía en 2009, 2012 y 2024. El Tesoro estima que el pago anticipado le ahorrará a las arcas federales al menos 300 millones. Pero el ahorro no es la razón que ha llevado a eliminar estos bonos, sino el impacto que tenían entre los inversores extranjeros. Gragnani explica que los bradies tenían una influencia negativa en el mercado, reduciendo el número de participantes, ya que muchos de ellos se negaban a invertir en una deuda que provenía de una reestructuración. 'La eliminación tiene un efecto psicológico de poner fin a un periodo en el que había miedo al impago y ha ayudado a que suba la calificación de la deuda en Brasil', subraya Jason Vieira, economista jefe de GRC Visão. Después del anuncio la agencia Standard & Poor's mejoró la calificación de la deuda de Brasil, y se espera que otras agencias hagan lo mismo.

Estos bonos fueron ideados en los noventa por el entonces secretario del Tesoro de EE UU, Nicholas Brady, para reestructurar la deuda de los países emergentes que no habían cumplido sus compromisos financieros y ya no tenían acceso a préstamos en el mercado internacional. La subida de precios del petróleo de los 70 y las elevadas deudas que América Latina heredó de las grandes obras realizadas por las dictaduras militares de la región hizo imposible el pago de sus compromisos en los ochenta. La emisión de los bonos, que sustituían a los créditos impagados, cumplió su función de reestructuración de la deuda hace una década, pero precisamente ése es el estigma del que ahora la región de quiere deshacer.