Cervecera

La disputa por Budweiser llega al Tribunal de Estrasburgo

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos estudiará la apelación de la cervecera Anheuser-Busch, que reclama el uso de la marca Budweiser en Portugal, en disputa con la compañía checa Budejovicky Budvar. Es la primera vez que se reconoce a una marca la protección de la Convención Europea de Derechos Humanos.

El gigante estadounidense Anheuser-Busch ha apelado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos la decisión que le prohíbe utilizar su popular enseña Budweiser en Portugal. El Tribunal de Estrasburgo estudiará la apelación de Anheuser-Busch porque entiende que es una 'cuestión' amparada por la Convención Europea de Derechos Humanos y una medida de 'importancia significativa', según cita la agencia Bloomberg. El mayor fabricante mundial de cerveza prosigue así su batalla legal con la compañía checa Budejovicky Budvar con la que se disputa el uso comercial de Bud.

El litigio entre cerveceras viene de lejos, e incluso se habló de un intento de adquisición en la década de los noventa. Budejovicky Budvar asegura que posee el derecho a usar el nombre Budweiser ya que hace referencia a la localidad checa de Ceske Budejovice, conocida como Budweis en alemán. Por su parte, Anheuser-Busch argumenta que registró la marca en Estados Unidos en 1878, 19 años antes de que el fabricante checo hiciese lo propio, y que bautizó su cerveza con el nombre de la ciudad natal de Adolphus Busch.

El conflicto entre las compañías ha afectado a diferentes países europeos, pero en el caso de Portugal el litigio data de 1981 cuando la cervecera estadounidense quiso registrar Budweiser en el país luso y se enfrentó a la oposición de su rival checo, quien aseguraba que la legislación europea le permite registrar su marca en un país comunitario y usar su traducción en cualquier miembro de la Unión.

En un primer momento, las autoridades portuguesas no ampararon los argumentos de Budejovicky Budvar, pero la cervecera checa apeló al Tribunal Supremo portugués, amparándose en un acuerdo bilateral entre Portugal y la República Checa firmado en 1986. El alto Tribunal luso le dio la razón. Aunque en una primera vista el Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazó la reclamación de Anheuser-Busch, ahora acepta estudiar su apelación.

Un litigio que también afectó a España

En España, la compañía estadounidense también se ha enfrentado en los tribunales por el uso de su marca Budweiser. En 2003, la Audiencia Provincial de Madrid ordenó a Budejovicky Budvar dejar de emplear la disputada marca e indemnizar a Anheuser-Busch por los daños sufridos al vulnerar el uso de una marca registrada. La compañía estadounidense ha ganado batallas legales similares en otros países de la Unión Europea como Italia, Finlandia o Hungría. De hecho, la pugna por el uso comercial de Budweiser se ha extendido a más de 50 países. El gigante cervecero norteamericano factura más de 17.100 millones de dólares (más de 14.200 millones de euros) según datos de 2004. En ese año, el beneficio neto de la compañía superó los 2.200 millones de dólares (unos 1.850 millones de euros).