CincoSentidos

Aterriza el Corvette más rápido

El nuevo Z06, ya disponible en España, rivaliza con modelos de la talla del Ferrari F430 o del Porsche 911 Carrera S

Hace tiempo, Chevrolet desdobló su modelo más carismático y deportivo en una firma independiente. Se trata de Corvette, denominación bajo la que se inscribe un modelo de auténtica leyenda en EE UU. Su última edición, disponible en España con motorización de gasolina 6.0 de 404 CV en carrocerías cupé o descapotable -ahora también con nuevo cambio automático de seis marchas, desde 69.075 a 79.075 euros, en ambos casos biplaza- acaba de añadir sobre la base de la carrocería cerrada una variante de altísimo rendimiento.

Se trata del Corvette Z06, un modelo casi de competición que exteriormente se distingue por sus diferentes tomas y apéndices aerodinámicos suplementarios sobre el capó, los flancos por delante del eje trasero, además de por sus logotipos, llantas de aleación de 19 pulgadas o neumáticos posteriores de medida 325/30 ZR. Pero hay más, sobre todo en lo que confiere a la mecánica atmosférica V8, curiosamente dotada de dos válvulas por cilindro y no de cuatro, como es habitual en esta clase de motores.

Esto eleva la cilindrada a 7.011 centímetros cúbicos, de modo que la potencia asciende a nada menos que 512 CV, con un par máximo de 640 Nm. Contemplando un peso de 1.418 kilos, poco más o menos lo mismo que una berlina media, no debe extrañar que alcance una velocidad punta de 320 km/h, o bien que complete el paso hasta 100 km/h, saliendo desde parado, en 3,9 segundos. Algo así como una motocicleta deportiva japonesa.

Puesto a punto por la división de competición de la marca americana, la misma que desarrolló el C6.R que ganó en su categoría la última edición de las míticas 24 Horas de Le Mans, el Z06 es una fuente inagotable de empuje y energía en toda circunstancia. Por supuesto, y para detener a semejante ciclón, dispone de un circuito de frenos propio, potenciado respecto al que monta el resto de la gama Corvette, con discos ventilados en todas las ruedas de mayor diámetro y grosor. Además, su estructura al completo se sirve de materiales tan ligeros como resistentes: aluminio, titanio o fibra de carbono. De este último material está hecha casi toda la suspensión trasera del vehículo.

Este modelo, sin embargo, no cambia en el habitáculo, pues salvo por un volante de tres radios más pequeño, o la caja de cambios manual de seis relaciones con desarrollos y recorridos específicos, el Z06 se presenta con el mismo aspecto que sus hermanos.

Frente a sí el Corvette encuentra modelos de la talla del Porsche 911 Carrera S, tan carismático como él, de mejor calidad, prestaciones sólo un punto inferiores, sensaciones muy deportivas y dinámica algo sensible, por su peculiar naturaleza todo atrás (motor, tracción…).

Otra opción es el Ferrari F430, mucho más caro que el Z06, también más exclusivo, pero igualmente delicado cuando se lleva al límite. Sus prestaciones son parecidas, aunque su comportamiento es más neutro y eficaz.

Muy similar al Corvette es el Viper SRT10 de Dodge, un deportivo impulsado por un monstruoso motor de 8.3 V10 de 506 CV. Sus características y gran musculatura lo asemejan mucho al Z06. Como última opción cabría pensar en el flamante Aston Martin V8 Vantage, de concepción más próxima al Ferrari, mecánica de 380 CV, calidad superior y exclusividad por doquier. Eso sí, frente a todos ellos el Corvette Z06 hace gala de una relación precio/producto tan competitiva que resulta sencillamente inigualable.