Ahorro

Querencia por los depósitos mixtos

Las entidades apuestan por una fórmula sobre la que alerta el Banco de España

La fórmula no es nueva. Agotadas las posibilidades de sacar al ahorro una alta rentabilidad sin riesgos -dado el nivel actual en el que están los tipos de interés oficiales-, la innovación se impone y triunfan las propuestas mixtas o estructuradas. Aquellas en las que se combina una imposición a tipo fijo y a muy corto plazo (tres o seis meses a lo sumo, es lo habitual) con la inversión en un fondo, un índice o una cesta de acciones.

Los ejemplos no escasean y las nuevas emisiones apenas si esperan a que finalicen las anteriores. En las últimas semanas, las ofertas se han sucedido. Caixa Galicia ha sido una de las últimas, pero entidades como Uno-e o Ibercaja son activas emitiendo estos productos. Con referencias distintas, el denominador es el mismo: el 50% de la inversión tiene una rentabilidad importante en un plazo muy corto, y el 50% restante depende de la evolución de un fondo o un índice.

En el caso de Caixa Galicia, y desde 2.000 euros, el suscriptor tiene tres opciones, según su perfil de inversión. El cliente más conservador puede contratar el Depósito Combinado 50, que invierte el 50% en un depósito a tres meses con un interés del 4% TAE y el otro 50% en el fondo Caixa Galicia Mix 25 FI. El Depósito Combinado 60, por su parte, invierte el 40% en una imposición a tres meses al 5% TAE y el 60% de la inversión en el fondo Caixa Galicia Eurobolsa FI. Para un perfil agresivo, la caja propone el Depósito Combinado 70 que invierte el 30% del importe en un depósito a tres meses al 6% TAE y el 70% en el fondo Australasia FI, que presenta un riesgo mayor que los demás.

En teoría, el inversor asume que el beneficio es seguro sólo para una parte de la inversión y que en la otra mitad, el resultado dependerá de la evolución del producto financiero elegido, en este caso un fondo de inversión.

La proliferación de estas fórmulas ha despertado, sin embargo, la inquietud de los reguladores, que en las últimas semanas han alertado sobre varios productos. El Banco de España, en el apartado denominado El Portal del cliente bancario ha publicado una serie de recomendaciones sobre estos instrumentos. Por un lado advierte de que el elemento central de la inversión, y el que hay que considerar en mayor medida a la hora de invertir es el producto de mayor plazo, en este caso el fondo.

En segundo lugar, recomienda requerir a la entidad la información completa sobre el producto y recapacitar sobre las posibilidades que existen de no lograr la rentabilidad prometida. Además, conviene conocer si la entidad aplica comisiones de cancelación anticipada y de reembolso.

Por otro lado, el regulador apunta los altos tipos de interés, 'cuando se aplican a cantidades no muy elevadas o durante periodos muy cortos, suponen cantidades pequeñas'. 'Por ejemplo', continúan desde el organismo regulador, '6.000 euros, al 7% durante un mes, producen 35 euros'. Por último añaden que la TAE (tasa anual) de la que informan las ofertas de depósitos a corto plazo se obtiene bajo la hipótesis de que el dinero se reinvierte al mismo tipo de interés durante todo el año, 'lo que no siempre puede producirse'. Una referencia más a la liquidez: ésta es fruto de la alta rentabilidad y de su condición de gancho para atraer al inversor.

Estas características, cuando se conocen, no suponen un alto riesgo para el ahorrador que asume los riesgos que conlleva el producto y también los periodos, tanto los de corto plazo, en los que logra beneficios importantes, como los de largo plazo en los que la rentabilidad está asegurada. La clave, sin duda, está en la información.