Motor

El Golf vuelve a ser el coche más vendido en Europa

Los nuevos aspirantes no logran derrotar a los históricos. El Golf de Volkswagen cerró el pasado ejercicio, 32 años después de su lanzamiento, como el automóvil más vendido en Europa por delante del Astra de Opel, que salió al mercado en 1991. Cuatro de los diez coches más vendidos de Europa se fabricaron en España.

El modelo estrella de Volkswagen ha logrado desbancar al Peugeot 206 de lo alto de las listas de éxitos. El modelo de la marca francesa sí ha sufrido los efectos del envejecimiento y ha descendido a cuarta posición, según los datos facilitados por la consultora Jato Dynamics. La quinta generación del Golf se produce en la planta central de Wolfsburg (Alemania), en Bélgica y Sudáfrica. La nueva versión llegó al mercado en otoño de 2003, después de sufrir un profundo cambio, sobre todo en su versión GTI.

Este éxito no oculta dos problemas para la principal marca del mayor fabricante de coches de Europa. En primer lugar, sus ventas no han cumplido con las previsiones de la compañía, que pasaban en el momento de su lanzamiento por matricular unas 600.000 unidades al año.

Volkswagen, además, muestra una cierta dependencia del Golf para lograr mantenerse en lo alto de las listas. El pasado ejercicio, este automóvil supuso el 31% de las ventas totales de la marca, si bien es cierto que hace tres esta proporción alcanzaba casi el 50%. Los analistas, por otro lado, coinciden en que esta ratio se rebajará este año, cuando lanzamientos como el Jetta, el Fox, el nuevo Polo o el nuevo Passat estén plenamente operativos.

Siete de los diez modelos más matriculados sufrieron caídas

El Golf V, además, parece haber iniciado su cuesta abajo, después de poco más de dos años en el mercado. Todos estos modelos son fruto del esfuerzo inversor de la compañía germana, que en 2002 destinó 11.400 millones a distintos lanzamientos que deberán ver la luz entre 2002 y 2007.

Opel, la principal filial europea de General Motors, sufre un problema parecido de dependencia, dado que la tercera versión del Astra supone el 34,2% de sus ventas. Este modelo, el más vendido de la historia de la marca con 9,35 millones de unidades desde su aparición en 1991, se acercó peligrosamente al Golf el pasado ejercicio. La de la dependencia no es la única similitud con el Golf. Las ventas del Astra tampoco han estado a la altura de las previsiones, que apuntaban a unas ventas de medio millón de unidades al año.

Lo cierto es que la caída de matriculaciones provocada por el envejecimiento es un denominador común entre los principales modelos en Europa. Siete de los 10 coches más matriculados ha sufrido descensos de volúmenes, y están a la espera de nuevas versiones (caso del Corsa o del Ford Fiesta) o de un remozamiento que active las ventas, como la recientemente presentada del Mégane.

Presencia española

España está presente en las listas de ventas a través de varios modelos. Cuatro de los 10 coches más populares en el continente son de fabricación peninsular (el Focus de Ford, algunas de las versiones del Mégane de Renault, el Ford Fiesta y el Opel Corsa), frente a los cinco de hace apenas un año.

Esta circunstancia cambiará a partir de septiembre, mes en el que Renault devolverá parte de la producción del Clio a su factoría pucelana para compensar la baja actividad por la fría acogida dispensada por los consumidores al Modus.

El segmento medio copa el 42,5% del mercado

Los seis primeros automóviles de la clasificación pertenecen todos al segmento medio. Dentro de este apartado, el segmento medio bajo (el del Golf, el Astra o el Focus) mostró un cierto estancamiento (-7,9%), al contrario que el medio bajo alto (el A3 de Audi o el Prius de Toyota). Este capítulo triplicó sus ventas, impulsado por el 240% de alza del Serie 1 de BMW.

Otro nicho que incrementó sus ventas fue el medio alto, gracias a la fortaleza del VW Passat y del 407 de Peugeot. Los coches utilitarios o de ciudad sufrieron, por el contrario, una caída del 16,3%. Este segmento está liderado por el Fiat Panda, el Kia Picant y el Twingo. El segmento pequeño no ha logrado mantener el ritmo (cayó el 5,6%) pese a las numerosas renovaciones de gama, como la del Clio o el Polo. Los todoterrenos sí que crecieron, con un alza del 1,4% de ventas.