Crecimiento

Electrolux estudia llevar a cabo compras que suban su rentabilidad

El fabricante sueco de electrodomésticos Electrolux estudia llevar a cabo adquisiciones para aprovecharse del proceso de consolidación que vive la industria. La compañía cerró en junio su planta en La Rioja.

Tenemos claras evidencias de que Electrolux ha sido un depredador y no una presa, y tenemos la intención de seguir siendo depredadores'. El presidente del mayor fabricante mundial de electrodomésticos, Hans Straaberg, aseguró en una entrevista concedida a Bloomberg que la firma sueca tiene intención de llevar a cabo 'adquisiciones que generen valor', si bien el directivo rehusó especificar posibles objetivos.

Straaberg sale así al paso de las opiniones de los principales analistas suecos, los cuales en una reciente encuesta publicada en la prensa local calificaron a la compañía como la firma que tenía más probabilidades de ser objeto de una opa hostil. La firma, dueña de marcas como AEG, dejará de ser la mayor del sector si la estadounidense Whirlpool logra hacerse con Maytag Corporation, por la que ha ofrecido 1.680 millones de dólares.

'Electrolux está financieramente preparada llevar a cabo compras', aseguró. El directivo, no obstante, descartó que la firma realice adquisiciones simplemente para mantener el puesto más alto en la clasificación. 'No todo gira en torno a la cuota de mercado', declaró el directivo sueco. 'Se trata de ganar dinero y de lograr un crecimiento rentable. No queremos ser los líderes en pérdidas, controlar una gran cuota de mercado y tener números rojos. Nos concentramos en los márgenes'.

Fue seguramente esta búsqueda de mayores márgenes la que llevó a la compañía a anunciar el pasado año su decisión de cerrar de forma definitiva la planta que la compañía poseía en La Rioja. El grupo justificó el cierre de estas instalaciones por la competencia de los fabricantes de Europa del Este y Extremo Oriente, con costes laborales muy inferiores. La planta, que inició su actividad en 1976, ocupaba a 454 trabajadores y producía anualmente 348.000 frigoríficos. La fábrica se libró de la amenaza de cierre en 1998, pero logró salvar su continuidad gracias a la adjudicación de nuevos productos y a las ayudas concedidas por el Gobierno riojano. La compañía acordó recientemente con el Gobierno autónomo la devolución de 3,9 de los casi seis millones de euros de estas ayudas.

El beneficio de Electrolux se redujo un 44,5% en 2005, desde los 348 millones de euros en 2004 a los 188 del pasado año, debido a los costes de reestructuración y deslocalización. La compañía sueca entró en pérdidas en el cuarto trimestre de 2005.

Sin embargo, las ventas del mayor fabricante de electrodomésticos del mundo se elevaron un 7,3% en 2005, hasta 13.864 millones de euros. La firma entró en pérdidas en el cuarto trimestre del pasado año, cuando registró unos números rojos de 47 millones, frente a los 80 millones de beneficio en el mismo periodo de 2004.