Banco Central

Trichet sugiere que España debe corregir su alto diferencial de IPC

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, pidió ayer a los países con altos diferenciales de inflación y déficits exteriores, como el caso de España, que los corrijan: 'No se puede estar en una vía en la que eternamente se pierde competitividad'. Calificó de 'razonables' las expectativas de los inversores sobre una nueva alza de tipos.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, advirtió ayer durante una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara de los riesgos del aumento constante del déficit comercial y del diferencial de inflación que se registra en algunas economías de la zona euro, como España, y pidió a los Gobiernos de los países afectados que tomen medidas para corregir la situación.

Trichet explicó que el BCE mantendrá su 'vigilancia' para contener los 'riesgos al alza' en la inflación y evitar que se produzcan efectos de segunda ronda, y aunque no se pronunció explícitamente sobre cuál será su próximo movimiento en materia de tipos de interés (el consejo del BCE se reune el jueves 2 de marzo), calificó de 'razonables' las expectativas de los inversores, que apuntan a un aumento de los tipos de interés en marzo.

En respuesta a una pregunta del eurodiputado español del PP, Cristóbal Montoro, Trichet explicó, sin citar explícitamente a España, que las autoridades nacionales de los países afectados deben 'tomarse en serio' y 'reflexionar' sobre estos problemas de déficit comercial e inflación, ya que no se deben sólo a una diferencia de crecimiento sino también a 'la pérdida de competitividad y el aumento de los costes laborales unitarios'.

'No se puede ir eternamente en una vía en la que se pierda competitividad en los costes año tras año, eso no es posible en la zona euro', advirtió el presidente del BCE. Por ello, lanzó un llamamiento a los Gobiernos de los países afectados para que tomen 'medidas correctoras', y aunque no quiso concretarlas, recordó que el Banco aboga por una ampliación 'rigurosa' del Pacto de Estabilidad y por la aceleración de las reformas estructurales.

Trichet advirtió además que en algunos Estados miembros de la eurozona, que no citó, se observa un 'fenómeno anormal' en los mercados inmobiliarios, mientras que en otros, como Alemania, la situación es inversa. En este sentido, señaló que el BCE tiene en cuenta todos estos datos a la hora de tomar decisiones en materia de política monetaria. Su prioridad ahora es 'impedir que la burbuja inmobiliaria se hinche más', explicó, y para ello reclamó también acciones de los Gobiernos nacionales, por ejemplo, mediante la revisión de incentivos fiscales y la legislación sobre créditos.

El Bundesbank alemán, por su parte, considera que el estancamiento de la economía germana al final de 2005 fue un fenómeno pasajero, según dejan entrever distintos indicadores económicos.